Revista del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello
20  agosto - diciembre 2016

 

 

ISSN 2075-6038   RNPS 2222
   
MATERIAS 
   
AUTOR  
Normas para la aceptación de originales  
Contáctenos  
Vivienda esclava en las plantaciones cubanas del siglo XIX: bohíos y barracones  
Lisette Roura Alvarez

Resumen: El trabajo arqueológico desplegado en el antiguo cafetal El Padre motivó esclarecer interrogantes sobre la vivienda esclava rural cubana en el siglo XIX. El objetivo de esta investigación es demostrar que los bohíos, como vivienda destinada a los esclavos, predominaron a lo largo de todo el país en las principales zonas productoras de azúcar y café, a partir de la combinación de datos históricos y arqueológicos, hipótesis que transforma radicalmente las manejadas hasta la fecha, con respecto al modo de vida del esclavo, logrando además definir una nueva tipología de poblado esclavo, hasta el momento no reportada.

Abstract: The archaeological work undertaken at the coffee plantation known as El Padre motivated us to clarify some views on slave housing during the Cuban industrial economic boom of the XIX century. The goal of this research is proving that bohios, devoted for slaves, were predominant all over the country in the main areas involved with sugar and coffee production. Our study was based on a combination of historical and archaeological data, thus radically changing the views held on the topic of the slave way of life until recently. As a result, a new typology of the slave town, until now unknown, has been defined.

Palabras clave: Bohío, plantación, arqueología, esclavitud.

Keywords: Cabin, plantation, archaeology, slavery.

En el año 1999 comienzan las excavaciones arqueológicas en el cafetal Santa Ana de Biajacas, en el municipio Madruga, provincia Mayabeque. Esta plantación tenía una particularidad: poseía un poblado amurallado para esclavos. Desde entonces, la imagen del cafetal o ingenio con el típico barracón de nave o patio se desvanecía, y comienzan a cuestionarse algunos puntos sobre la vivienda esclava rural que hasta ese momento se consideraban esclarecidos: ¿Cuántas plantaciones poseían bohíos y cuántas habían implantado el barracón como medida de seguridad contra las fugas y los alzamientos? ¿Fueron estas las causas del surgimiento de los grandes barracones en el siglo XIX? ¿Fueron los barracones los que predominaron en las plantaciones esclavistas o fueron los bohíos?

El despegue plantacionista se produce a finales del siglo XVIII como consecuencia de la gran acumulación de capitales autóctonos en la Isla, la ruina de Saint Domingue como gran centro productor de azúcar, la demanda de este producto y del café por parte del mercado capitalista mundial y las posibilidades de concentración de fuerza de trabajo. Estas industrias tenían como objetivo primordial la venta de sus mercancías y funcionaron, principalmente, con mano de obra esclava hasta 1886.

Honorato Bernard de Chateausalins, profesor de la Universidad de La Habana y miembro eminente de la Sociedad Económica de Amigos del País, publica en 1831 El Vademécum de los hacendados cubanos, donde recomienda que las viviendas de los esclavos “…se fabriquen en forma de barracón con una sola puerta, cuidando el administrador o mayoral de recoger la llave por las noches…” (Chateausalins, 1831: 32). Por tanto, fue el primero que registró documentalmente el término barracón para designar estas construcciones. Sin embargo, también se le llamó barracón al conjunto de chozas o bohíos destinados a los esclavos, por lo que podemos encontrarnos ante la descripción de un cafetal o ingenio donde se mencione este término, y en realidad los negros podían estar agrupados en poblados de pequeñas casas. Según Juan Pérez de La Riva, “…la palabra bohío se usó con gran ambigüedad (…) y tan pronto designaba la choza del esclavo como su departamento dentro del barracón” (1975: 224).

Figura 1. Barracón de patio y tres variantes de barracones de nave.

Desde el punto de vista histórico-arqueológico se han podido definir dos tipos de barracones en las plantaciones cubanas: barracón de patio y barracón de nave, ambos ampliamente descritos en la bibliografía especializada. La segunda modalidad de vivienda esclava a la que nos referiremos es el bohío. Constituye el tipo de habitación rural cubana más tradicional y primario, heredado de nuestros aborígenes. Fue la vivienda más elemental utilizada por el esclavo africano en Cuba, que era muy diferente a la construida por el indio. Si bien en la del aborigen vivía toda la familia, en este podía residir desde un solo individuo hasta un conglomerado, que partía de la pareja como célula familiar. Posteriormente, los emigrantes, fundamentalmente los canarios, adoptaron este tipo de construcción ?con algunas modificaciones? para asentarse en los campos cubanos como sitieros; de ahí que el bohío cubano sea un compendio transcultural aborigen-afro-hispánico (Guanche, 1983).

Con el paso del tiempo, los materiales utilizados en su construcción se fueron diversificando, aunque lo usual era erigirlos de yagua o tabla y guano. Sin embargo, en el siglo XIX también se consideraban bohíos o ranchos a las pequeñas casas de campo edificadas de embarrado o mampostería, techadas con tejamaní o tejas. Estos coincidieron cronológicamente dentro y fuera de las plantaciones cubanas.

Ahora bien, existe una tercera categoría de vivienda esclava que nos resulta muy interesante: los pueblos amurallados para esclavos. Esta es una modalidad curiosísima, pues constituyó una combinación entre el barracón de patio y los caseríos de bohíos.

Figura. 2 Reconstrucción del poblado amurallado para esclavos del cafetal El Padre. Dibujo cortesía Amilkar Feria Flores.

Zonas de gran desarrollo plantacionista

Existieron en Cuba regiones en las que, por las condiciones de sus suelos, la cercanía con los puertos y la disponibilidad de terrenos suficientes para los sembrados se desarrollaron más que en otras las plantaciones de café y de azúcar: la zona cafetalera de la Sierra del Rosario, los cafetales e ingenios de la llanura Habana-Matanzas, el Valle de los Ingenios en Trinidad y los cafetales del sureste de Cuba. Según datos históricos que nos remontan al año 1846, la zona occidental de la Isla era la de mayor auge en ambos reglones.

Hacia el oriente de la Sierra del Rosario, ubicada en la provincia Artemisa, se asentaron en los inicios del siglo XIX numerosos caficultores criollos, vascos, nórdicos, españoles y franceses, quienes convirtieron estas lomas en una de las zonas económicamente más florecientes de Cuba. Esta área cafetalera produjo intensamente hasta mediados de dicho siglo, en la que se erigieron más de cien plantaciones. No obstante, en la región habanera fue donde comenzó a desarrollarse con gran ímpetu la plantación esclavista azucarera a partir de los años 1788-1792. Ya en 1762 existía un centenar de ingenios en los caminos que se alejaban de la ciudad, y paulatinamente se fueron expandiendo hacia las zonas donde las tierras no habían sido cultivadas. En 1804 La Habana contaba con 237 ingenios y hacia 1817 su número se elevó considerablemente; solamente en los territorios correspondientes a Bejucal, Santiago de las Vegas, Guanabacoa, Jaruco y Güines existían 312 de ellos (González, 2003). Estos ingenios, en su mayoría, no poseían más de ochenta esclavos y elaboraban de 500 a 1 500 cajas de azúcar (Ídem). También se desarrolló en el territorio habanero un fuerte movimiento cafetalero ?recordemos que hacia las áreas occidentales se asentaron gran cantidad de colonos procedentes de Saint Domingue y otras zonas?. Por ejemplo, en la primera mitad del siglo XIX se registran en el término municipal de San José de Las Lajas un total de 26 ingenios, pero también 24 cafetales, plantaciones que coexistieron y se desarrollaron al unísono. Mientras se mantuvieron altos los precios del café, muchos cafetales continuaron produciendo y la región habanera no fue la excepción. Entre las jurisdicciones de Guanajay, Güira de Melena, San Marcos, Artemisa, Alquízar, Ceiba de Agua y San Antonio de los Baños se ubicaba el famoso Jardín de Cuba, llamado así por la belleza y peculiaridades de sus haciendas cafetaleras, las que semejaban jardines haciendas, como La Tentativa, La Esperanza, La Simpatía, La Rotunda, La Matilde, La Serafina y La Catalina.

Una vez consolidado el desarrollo de la plantación en La Habana, se extiende hacia el este, abarcando el norte y centro de la actual provincia de Matanzas, sobre todo en los territorios de Cárdenas y Colón. Aunque se desarrolló ampliamente la producción de azúcar en este pedazo de tierra occidental, los cafetales nunca jugaron un papel secundario y en regiones como Bemba (Jovellanos), Cimarrones, La Guanábana, Limonar e incluso Cárdenas, había un mayor número de cafetales en comparación con los ingenios (Barcia, com. pers., 2004), y existía una fuerte presencia francesa; por ejemplo, en 1827 sumaban 203 las plantaciones caficultoras, todas ellas fomentadas en la primera mitad del siglo XIX (Álvarez, 2001). Entre ellas se destacaban los cafetales La Industria y Moscú, siendo la dotación de este último una de las que se sublevó durante los acontecimientos de La Escalera.

Desde bien temprano del siglo XIX, la industria azucarera irrumpe en áreas matanceras, creciendo y convirtiéndose en la región donde florecieron grandes colosos cañeros. Hacia 1827 el partido de Matanzas producía el 25 % del azúcar cubano y en 1859, junto a Colón y Cárdenas, elaboraban el 55,5 % (González, 2003). Y es que este último territorio poseía en 1852, por sí solo, 221 ingenios y en él se encontraban los más importantes del país por sus adelantos, extensión, mejoras y rendimientos (Humboldt, 1959). En la década de 1858-1868 la expansión matancera había llegado a su fin como consecuencia del mismo agotamiento térreo que se había experimentado hacia el oeste, sobre todo en el partido de Colón, que en 1857 llegó a ser la principal región azucarera de Cuba (Moreno, 1978).

Como un fenómeno independiente del auge habanero-matancero, surge la industria azucarera en Trinidad, importantísima zona productora en relación con la disponibilidad de sus tierras. Los sembradíos bordearon las montañas y se desplazaron por los valles. Precisamente allí se construyeron dos de los gigantes cubanos: Guáimaro y Güinía de Soto. El desarrollo trinitario en el renglón azucarero alcanzó su cénit hacia 1840 cuando los cuarenta y tres ingenios que producían en ese año sobrepasaron las 8 000 toneladas. Sin embargo, no se puede obviar el renglón cafetalero, pues aunque no fue una industria que floreció tanto como el azúcar en esta región, los documentos han dejado constancia de la existencia de 35 cafetales.

En la actual región de Villa Clara, en el mismo año, se reportan 78 haciendas cafetaleras que convivían con catorce escasos ingenios. Así pues, estas tierras, al igual que las de Cienfuegos, aún se mantenían en excelentes condiciones para el desarrollo azucarero, que vendría a sustituir el practicado en las desgastadas tierras habaneras, matanceras y trinitarias, a causa del uso intensivo. Sin embargo, más que la antigua Villa Clara, fue en Sagua La Grande, villa fundada en 1817, donde invade el azúcar ?junto a Cienfuegos, ciudad fundada dos años más tarde?. Las magníficas tierras agrícolas y los bosques existentes hicieron que, a partir de 1827, los sacarócratas habaneros y trinitarios, de apellidos tan ilustres como O'Farril e Iznaga, pusieran sus ojos y fortunas en estas zonas. Hasta la década del sesenta del siglo XIX las haciendas ubicadas en estas áreas se encuentran produciendo al máximo, aunque nunca llegan al estatus alcanzado por las industrias azucareras ya mencionadas, en las cuales se elaboró el 90 % de la producción azucarera cubana del siglo XIX.

Durante la primera mitad de dicho siglo, los ingenios continuaron su expansión a través de todo el territorio nacional, desarrollándose medianamente esta industria en los territorios orientales. El puerto santiaguero siempre constituyó uno de los principales exportadores de la Isla, más aún después de ser favorecido comercialmente a finales del siglo XVIII. Desde fechas bien tempranas, aparecieron hacia el sur siembras cañeras que aprovecharon los valles intramontanos, así como hacia la zona de El Caney. Ya en 1759 sumaban 38 los ingenios en la jurisdicción santiaguera, pero el ritmo de crecimiento se volvió muy lento en comparación con lo que sucedía en occidente. En 1859 el porciento de la producción con relación al país era menos de 1 %.

Lo mismo sucedió en los territorios de la actual provincia de Guantánamo, donde el fértil valle del Guaso y las montañas propiciaron el desarrollo económico a mediados del siglo XVIII como un apéndice de la región santiaguera. En 1777 solamente existían tres trapiches que molían con dotaciones que no llegaban a veinte esclavos. No fue hasta 1817 que se fundó el primer ingenio. La mayor cantidad de plantaciones se concentró en el partido de Santa Catalina, donde se ubicaban, hacia 1841, las únicas siete haciendas azucareras existentes (Sánchez, 2003).

En 1860, cuando la mayoría de los grandes productores azucareros cubanos se encontraban en descenso, los ingenios santiagueros llegaron a la cifra de 89, y continuaban creciendo; mientras que los guantanameros sumaban 25, la mayoría de los cuales ya se habían mecanizado (Ely, 2001). Esta evolución tardía trae como consecuencia que el oriente cubano constituyera la fuente azucarera que suple, en gran medida, la decadencia de las producciones de azúcar registradas hacia el occidente y centro de la Isla.

Como un fenómeno paralelo a la vida azucarera se desarrolló fuertemente la producción cafetalera. Este auge lo trae consigo, fundamentalmente, la inmigración de caficultores desde el sur luego de los sucesos acaecidos en Saint Domingue. En 1841 existían 604 haciendas en la región del cinturón cafetalero de Santiago de Cuba, siendo estos los que más se mantuvieron produciendo hasta que la Guerra de los Diez Años asestó un duro golpe a los hacendados establecidos en la cuenca del Cauto (Pérez, 1975). Estas plantaciones, de más de cien esclavos, como La Gran Sofía, fueron las que resistieron la crisis del segundo tercio del siglo XIX.

No cabe dudas de que las cuatro grandes zonas donde se concentraron las mayores plantaciones esclavistas se ubicaron en las cercanías de las también cuatro grandes ciudades portuarias cubanas, privilegiadas y favorecidas por el Reglamento para el Libre Comercio de España a Indias de 1778 y la Trata Libre en 1789: La Habana, Matanzas, Casilda y Santiago de Cuba (Venegas, 2002).

¿Bohío o barracón?

Durante los siglos XVI, XVII y XVIII, en los que se fomentaron no pocas haciendas esclavistas en Cuba, los hacendados le daban relativa importancia a la disposición de las viviendas de los esclavos, las que en muchos casos se colocaban ad libitum en el llamado batey. A menudo, las áreas dentro de estos eran compartidas con trabajadores de la hacienda, pero en otros se delimitaba un trozo de terreno donde se erguían únicamente los escasos ranchos destinados a los negros, como sucedió en el ingenio Nuestra Señora del Rosario y la Limpia y Pura Concepción, plantación más conocida como la de Las Tierras del Río Piedras. Esta industria guanabacoense floreció en la década del cincuenta del siglo XVII y contaba con una reducidísima dotación de veinte esclavos, los que debían obtener la mayor parte de su comida en las siembras aledañas a sus viviendas.1

La tipología de vivienda adoptada fue el bohío de tabla y guano, y en casos minoritarios de embarrado y tejas. El piso solía ser de tierra apisonada y en él se clavaban postes de madera redondeados, cuya función era soportar los entarimados que servían de camas. Los bastidores probablemente estuvieron amarrados con bejuco colorado, tejidos luego con bejucos de tortuga o tiras de majagua (Pérez, 1975). Frecuentemente, estas pequeñas aglomeraciones de reducidos inmuebles dieron lugar, en el siglo XVIII, a caseríos que trascendieron su condición para convertirse en poblados que han llegado hasta nuestros días, como Ranchuelo y Corralillo (Pérez, 1952).

En los últimos años del siglo XVIII comienza para el café un período de auge económico, rivalizando con el azúcar. Como consecuencia, la cantidad de esclavos que comienzan a convivir en estas haciendas aumenta considerablemente, por ejemplo, la dotación del ingenio Río Blanco, el que poseía 99 bohíos para albergar a una negrada de 242 esclavos (García, 1998). Uno de los factores que frenaba la expansión de esta industria era la limitación de la fuerza de trabajo disponible, situación que se resolvió con la Real Cédula del 6 de febrero de 1789 y la puesta en vigor de la autorización para la introducción libre de esclavos en Cuba y otras colonias. Por otro lado, la baja de los precios del azúcar en el mercado era tan significativa que hacia 1683 esta había hecho desaparecer la tercera parte de los ingenios cubanos, y los que se mantenían produciendo no alcanzaban la rentabilidad (Castillo, 1982).

El último tercio del siglo XVIII marca la culminación de una etapa y el comienzo de otra para el azúcar y el café en Cuba. La inclusión del vapor en los ingenios posibilitó mayor rendimiento de las zafras, y el aumento de las ganancias para los hacendados trajo consigo gran expansión azucarera. Como consecuencia, se necesitaron más brazos fuertes y ágiles que garantizaran la caña que se requería para el proceso productivo del ingenio. A partir de entonces las dotaciones se hicieron mucho más numerosas. Ya en 1821 había 155 000 esclavos en 750 ingenios; 54 000 en 900 cafetales; 36 000 en fincas ganaderas, tabacaleras y otros cultivos, y 20 000 en ocupaciones domésticas (Charadán, 1982). En 1827 los ingenios sumaban un millar, existían 2 067 cafetales, 76 algodonales, sesenta cacaotales, 3 090 potreros, 5 534 vegas de tabaco y 13 947 sitios de labor y estancias; los que albergaban a 286 942 esclavos (Guerra, 1976).

Las condiciones de vivienda esclava hasta el año 1800 se mantuvieron inalterables, tornándose bastante complejas durante todo el siglo XIX, pues los hacendados adoptaban en sus plantaciones el modo de vida para sus esclavos de acuerdo con tres factores fundamentales: las condiciones del terreno donde se situaba la hacienda, la situación económica en que se encontraban y la situación imperante en el país con respecto a la esclavitud. Hacia 1804 era de 198 000 el número de esclavos censados, como consecuencia de la gran demanda de fuerza de trabajo en las plantaciones, y hacia 1843 ascendían a 589 333 (Pérez, 1952). Pero ¿influyó definitivamente la cantidad de esclavos presentes en las dotaciones como para transformar el modo de vida de estos? Hemos constatado que plantaciones con reducido número de esclavos poseían barracones de naves en los que eran encerrados, e ingenios y cafetales en los que sucedía todo lo contrario y habitaban en aglomeraciones de bohíos y casuchas ubicadas en zonas cercanas a las áreas industriales de los complejos.

Generalmente los bohíos dejan de situarse ad libitum para acomodarse en lugares previamente escogidos y muchos de los ingenios modernizaron sus accesorios y adoptaron el barracón de patio como método organizativo eficaz y como medida de control para la dotación, aunque en este punto surge una nueva interrogante: ¿predominaron los bohíos en las plantaciones cubanas?

La mayoría de las haciendas ubicadas en la Sierra del Rosario tenían organizadas las habitaciones de los esclavos a partir de bohíos construidos de madera o embarrado, y en muy pocos casos en barracones de mampostería naviculares. Si bien es cierto que los cafetales acostumbraban poseer dotaciones compuestas por un número menor de esclavos que los necesarios en la industria azucarera, estos cafetales, que producían en el orden de los miles de arrobas, mantenían negradas que excedían el centenar de esclavos en múltiples casos. Hasta el momento se han detectado solamente dos barracones de nave, ubicados en las haciendas Buena Vista y San Ildefonso. En la primera también se utilizó el bohío, coincidiendo cronológicamente con el barracón; la diferencia de quiénes vivían en unos y en otros estaba dada por su estatus civil dentro del cafetal: los recién llegados, los solteros, y los más “belicosos” solían ser ubicados en los barracones; a los que habían creado familia se les asignaba un bohío (Ramírez, com. pers., 2004).

Por su parte, la presencia esclava en el territorio holguinero asciende a partir de los primeros años del siglo XIX, alcanzando su clímax hacia 1866, fecha en que se reporta el mayor número de ingenios y trapiches en el llamado eje azucarero Uñas-Gibara-Fray Benito. En este “eje” se ubicaba el 73.14 % de todos los esclavos del área agrícola de la jurisdicción. Estos ingenios y trapiches llegaron a sumar setenta y dos en ese mismo año; sin embargo, no sucedió lo mismo con la producción cafetalera de la zona, donde se reportan como máximo once haciendas hacia 1827. Estas plantaciones ?tanto las azucareras como las cafetaleras? no parecen haber conocido el barracón, sino el conjunto de chozas o bohíos. Dentro de este ámbito, Gibara constituyó un área donde se fundaron varios ingenios. A su paso por uno de ellos, en 1840, un viajero dejó su descripción: “A la derecha se encontraban los conucos de los negros o tierras de autoconsumo cuyo producto es de su propiedad (…) Los bohíos están todos sobre la misma colina y forman una pequeña villa…” (Novoa, 1998:43).

La zona santiaguera se caracterizó por una fuerte presencia industrial cafetalera; las regiones de El Cobre y La Gran Piedra fueron las que más se desarrollaron en este renglón. La Isabelica, cafetal ubicado en esta última zona, fue investigado arqueológicamente en la década del sesenta del siglo XX por Fernando Boytel Bambú, quien afirmó: ?La Isabelica parece no haber tenido barracón de esclavos construido de mampostería (…) Se encuentran las bases y pisos de una serie de construcciones correspondientes sin duda a pequeñas viviendas en la cima misma de la montaña y a unos 40 metros de la casa directamente sobre la tahona o moulin y a un costado de la caballeriza. Allí hay huellas de unas seis de estas construcciones que debieron haber sido de madera o cuje embarrado acorde con la influencia andaluza”. (1962: s/p)

La casi nula presencia de barracones en estos cafetales indica el predominio de los bohíos como vivienda esclava en esta región. La Gran Sofía constituye una de las excepciones, en la que todavía se puede observar, en bastante buen estado de conservación, el barracón de nave y la mayoría de sus fábricas.

Otros datos nos llegan de la mano de viajeros que visitaron la zona oriental a mediados del siglo XIX. Hippolyte Piron nos narra, a partir de su estancia en el cafetal San Pablo, propiedad de don José Ramírez, ubicado en el partido de El Cobre ?cuartón Brazo del Cauto, según la división político-administrativa vigente desde 1861 hasta 1878?, que “…en la pendiente de la colina se escalonaban las chozas donde vivían los negros; miserables cabañas construidas con un encañado recubierto de arcilla y techadas con hoja de palma (…)” (1995: 116). Además, visitó el cafetal Santa Ana Margarita, en Juraguá, donde también nos cuenta cómo las chozas de los esclavos estaban, como en otras partes, construidas con trenzados recubiertos de arcilla y techados con hojas de palma. Igualmente, Walter Goodman, quien visitó Cuba desde 1864 hasta 1869, recorre Santiago de Cuba y uno de sus ingenios, y cita que su dueño “…destinaba casitas de guano, limpias y bien construidas, colocadas en hileras, a los esclavos que tienen familia” (1986: 192).

En la región guantanamera se desarrolló tardíamente la industria azucarera en comparación con el nivel alcanzado en las regiones occidental y central del país. En 1862 solamente se contaban 25 ingenios, los que en su mayoría utilizaban el buey como fuerza motriz. Estos hacendados eran mayormente de origen francés, pero el dueño del ingenio San Idelfonso, el primero que empezó a producir en esta zona entre 1815 y 1816, fue Andrés Yaromir Hadfeg, natural de Viena, capital del imperio de Austria. En 1818 esta plantación contaba con “…una casa de vivienda, caballeriza, vivienda del mayoral, casa hospital, cárcel, estanque para miel, casa alambique, almacén, herrería, casa de pailas, horno de cal, casa de purga, 31 caballerías montuosas, una dotación de 164 esclavos, 30 bohíos y 0.15 cavas de conucos para los negros” (Sánchez, 2003:54). Como puede constatarse, a través de la documentación histórica nos han llegado múltiples crónicas sobre la utilización del bohío en la zona oriental de Cuba, lo que nos hace especular sobre una presencia mayoritaria en las plantaciones de estos territorios.

Ahora bien, en las regiones habaneras, matanceras, villaclareñas y cienfuegueras la “historia” fue diferente. Todo parece indicar que hasta finales de la década del veinte del siglo XIX, los barracones que se construyeron en esta zona fueron del tipo brasileño, o sea, de nave; mientras que se mantuvieron los bohíos en la mayoría de las haciendas, a pesar del aumento en la intensidad de las rebeliones. Se han aunado datos que confirman lo anterior; por ejemplo, el cafetal La Plasencia (La Cuca), ubicado en Artemisa, tenía en la segunda década del siglo XIX una dotación cercana a los 100 esclavos, los que poseían bohíos de madera y guano alrededor de un pequeño batey dentro del espacio doméstico.2

Cirilo Villaverde, en Excursión a Vueltabajo, nos deja constancia de su visita a Guanajay, donde se encontraba el San Francisco, ingenio propiedad de los señores condes de Herrera. Según el autor, “…al fondo [de la casa de vivienda] estaban la casa de molienda y de caldera, todo en una pieza, y detrás, a la derecha, los bohíos o moradas de los esclavos, todos de paja; a la izquierda, la casa de bagazo, el tejar y las caballerizas” (Villaverde; 1961:67).

Mientras tanto, florecía cada vez más el ingenio Alejandría. Fundado en 1797 en la villa de San Julián de Güines, logró convertirse en el centro de producción azucarera más importante de la región habanera. En 1839 comerciaba 1 000 cajas de azúcar y contaba con una dotación de 102 esclavos, que se elevó a 166 en el año 1863.3 A pesar de considerarse un gran productor y tener una amplia dotación, este ingenio tampoco poseía barracón, sino bohíos de yaguas y guano con sus respectivos conucos (Madden, 1849).

Anselmo Suárez y Romero también visitó esta región y relata: “Los bohíos se hallan a corta distancia detrás de las fábricas, y pueden, por su miseria y desnudez, considerarse como los suburbios o arrabales del pequeño pueblo a que un ingenio se parece” (1959:192). Este era condueño del Surinam, ingenio al cual se refiere pormenorizadamente en una descripción publicada en 1850. Esta fábrica poseía bohíos como vivienda esclava y “…en vez de hacerlos en calles, formando un cuadrado u otra cualquiera figura simétrica, dejan a los negros levantarlos en el lugar que a cada cual se le antoja” (Moreno, 1978:66).

Pero, ¿qué había pasado en las plantaciones para que los hacendados se decidieran a construir barracones?

El 15 de junio de 1825 ocurrió en Guamacaro ?cerca del actual poblado de Coliseo? uno de los levantamientos de esclavos más sangrientos que recuerda la historia cubana. Iniciado en el cafetal de Fouquier, la revuelta abarcó dieciocho o veinte plantaciones de café; se alzaron más de 400 esclavos, pues el grupo crecía a medida que los rebeldes recorrían las fincas cercanas en una zona tan densamente poblada. Un total de 16 hombres, mujeres y niños blancos fueron ejecutados, y otros cuatro o cinco resultaron heridos; muchas instalaciones, viviendas y parte de las cosechas fueron destruidas. Finalmente la revuelta fue sofocada y los rebeldes apresados; muchos fueron víctimas del pelotón de fusilamiento y otros murieron a causa de los múltiples azotes (García, 2003).

Como consecuencia, el gobernador de Matanzas Cecilio Ayllón pone en vigor el Reglamento de Policía Rural de la Jurisdicción de Matanzas el mismo año, y en el artículo catorce establecía: ?De esta fecha a tres años se habrá construido en toda finca, cuya dotación exceda de treinta negros edificio a propósito para que se recojan estos y reúnan bajo llave, teniendo este los convenientes alojamientos a fin de que estén divididos los estados y los sexos. En las fincas de menor dotación podrán reconcentrarse lo más posible los bojíos, poniéndose bajo una estacada espesa de cuatro a cinco varas de alto con su puerta y llave segura”.4

Es conocido que la primera descripción de un barracón de patio la realizó Abiel Abbot en carta fechada el 19 de febrero de 1828 desde el ingenio La Carolina, propiedad de W. Taylor. En 1831, El Vademécum…, escrito por H. B. de Chateausalins entusiasmará, al parecer, a los plantacionistas cubanos, pues este libro se reedita al menos tres veces más. Muchos de los hacendados matanceros decidieron entonces adoptar este reglamento, pero no a todos ilusionó la idea del barracón. En contestación de don Jacinto González Larrinaga con respecto al expediente instruido por orden superior para reformar el sistema moral, higiénico y alimentario de los siervos que se emplean en la agricultura, de 1842, afirmaba que era conveniente que vivieran los esclavos con sus familias en bohíos, mejor que en barracones cerrados. Por su parte, don Rafael O'Farrill argüía que los esclavos casados deben vivir en bohíos y don Sebastián de Lasa prefería continuar con los bohíos en lugar de los barracones cerrados.

En 1843 el capitán general don Gerónimo Valdés pone en práctica el Bando de Gobernación y Policía de la Isla de Cuba, con dos documentos anexos, uno de los cuales constituía un Reglamento de Esclavos. Muchos de los preceptos contenidos en él nunca se cumplieron: ?Artículo 6: Los amos darán precisamente á sus esclavos de campo, dos o tres comidas al día…; artículo 25: Los amos cuidarán con el mayor esmero de construir para los esclavos solteros habitaciones espaciosas en punto seco y ventilado con separación para los dos sexos…” (Pichardo; 1986: 318-326).

Pero en este último artículo también se señalaba que los esclavos debían concentrarse en un inmueble, de manera que pudiesen “…quedar todos en la noche bajo llave”. Como consecuencia, las reacciones de los esclavos y de algunos plantócratas no se hicieron esperar. En la década del treinta del siglo XIX no habían sido pocos los motines causados por la implantación de los barracones. Por su parte, José Montalvo y Castillo, dueño de varios ingenios en el occidente del país, consideraba excesivo que un hombre forzado al trabajo diurno debiera ser encerrado en la noche, comunicándoselo de esta manera al capitán general en carta fechada el 15 de agosto de 1843, en la cual, además, solicita el consentimiento de este para mantener el sistema de bohíos empleado hasta el momento por él. El marqués de Campo Florido, dueño también de varias fincas, coincidía con Montalvo, y apuntaba que no por tener bohíos en sus fincas deja de ejercer una estricta vigilancia en ellas, en las cuales los esclavos vivían en familias y amaban como una propiedad inviolable (García, 2003). El capitán general, preocupado por esta situación, consulta con don Domingo Aldama lo estipulado en el reglamento, y este, entre otras muchas cuestiones, le refiere que está convencido “…de que ningún perjuicio reporta el dueño con hacerlos vivir por familias, en bohíos o piezas separadas (…), señalándole que él así lo hace e hizo siempre” (Barcia, 2003: 216).

La construcción de las nuevas “cárceles” aminoró las rebeliones y las fugas, pero en modo alguno las eliminó. Qué mejor ejemplo que los alzamientos que se sucedieron a lo largo de 1843 en los ingenios Alcancía, La Luisa, La Trinidad, Las Nieves, La Aurora, Triunvirato y Ácana, plantaciones que se caracterizaban por sus vastos barracones de patio y que formaron parte de la llamada Conspiración de La Escalera. Con posterioridad a estos violentos años, no dudamos que muchos hacendados hayan optado por garantizar su seguridad construyendo grandes estructuras carcelarias; pero ¿hasta qué punto pudo haber ocurrido esto? Por solamente citar un ejemplo; la gran zona azucarera occidental de Cárdenas poseía 221 ingenios en 1852, pero únicamente en 98 de ellos los esclavos vivían en barracones, y, de estos, solamente 73 estaban construidos de mampostería (Ídem, 36); por tanto, el 60 % de la población esclava continuó habitando en bohíos. Si bien este sistema carcelario se implanta fundamentalmente en las grandes industrias de la llanura Habana-Matanzas, no en todas ellas se llevó a cabo su aplicación.

En 1857 se publica un libro de vital importancia para el conocimiento de nuestras industrias azucareras del siglo XIX. Los ingenios. Colección de vistas de los principales ingenios de azúcar de la Isla de Cuba, redactado por Justo Germán Cantero ?gentil hombre de Cámara de Su Majestad y alférez real de Trinidad? e ilustrado por el dibujante y litógrafo Eduardo Laplante, muestra en excelentes imágenes una crónica fehaciente de estos grandes colosos. Se puede corroborar que algunos de estos gigantes, como San José (La Angosta), Intrépido, La Amistad, Manaca Iznaga, Buena Vista y Güinía de Soto, mantuvieron los poblados de bohíos que albergaban numerosas dotaciones de esclavos; los necesarios para alcanzar las producciones de estas plantaciones. Por tanto, no todos los grandes colosos modernizaron las viviendas de sus negros a la par de las maquinarias.

Figura. 3 Litografía del ingenio San José (a) La Angosta, donde puede observarse sobre la colina el poblado de bohíos para los esclavos.

La mayoría de los autores consideran que la fórmula era muy sencilla: grandes y modernas máquinas iguales a grandes y modernos barracones; sin embargo, ya hemos visto que algunos de los grandes y modernos colosos azucareros de mediados del XIX no poseían barracones, sino casuchas para los esclavos. Anselmo Suárez y Romero en su Colección de artículos, publicada en 1859, brevemente nos acerca a esta temática: “En algunas fincas los hay [los bohíos] de mampostería y tejas, mas ahí no ha dominado seguramente otro móvil que el lujo o el tener más sujetos a los esclavos, porque, en general, si los hacendados hacen tan grandes y costosas las demás fábricas, no sucede lo mismo con los bohíos (…); y menos buscan albañiles y carpinteros que los fabriquen (…) (Ortiz, 1975: 200).

Habría que tener muy en cuenta que no todos los hacendados poseían capital destinado al “bienestar” de su dotación, o no prestaban la debida importancia a las viviendas; un barracón de nave podía llegar a costar 10 000 pesos y uno de patio 25 000. Por tanto, en muchos casos, la fórmula nunca funcionó. En 1861 Álvaro Reynoso aconsejaba sabiamente a los hacendados cubanos que volvieran al sistema de bohíos, pero proponía además cercar todo el pueblo con una gran muralla, aunque personalmente estimaba que esta precaución no era necesaria (Pérez, 1975). Juan Pérez de La Riva afirmó que en los barrios negros los bohíos no estuvieron nunca cerrados, porque no había posibilidad técnica de cerrarlos, tendrían que haber sido demasiado grandes las cercas (Pérez, 2004); sin embargo, al menos una plantación funcionó con este sistema: el cafetal Santa Ana de Biajacas. Esta hacienda se encontraba bien establecida en el año 1822, con una dotación de 102 esclavos;5 era propiedad del presbítero don Ignacio O’Farrill, por lo que también se le conoce con el nombre de El Padre. Se encuentra a 11 kilómetros del pueblo de Madruga y se ubica sobre una de las elevaciones del sistema montañoso Bejucal-Madruga-Coliseo. En las campañas arqueológicas efectuadas entre los años 2000 y 2010 se rescataron más de 11 000 artefactos dentro del área del barracón y 93 huellas de postes; estas eran, según su diámetro, forma y profundidad, utilizadas para diferentes funciones. Las mayores fueron seguramente empleadas para colocar los postes esquineros que se necesitaban en la construcción de los bohíos. Según la información documental hallada, existían un total de 45 de estos “…de embarrado y guano dentro de un cercado de mampostería, para una dotación de 77 esclavos”.6 Este cercado posee 3.35 metros de altura y actualmente puede apreciarse su buen estado de conservación. La descripción citada corresponde con una tasación perteneciente a la testamentaría del propietario, escrita veintidós años antes (1839) de que Reynoso lanzara su propuesta. Este relata también, con el objeto de apoyar su proposición, que en los bohíos vivían los esclavos con gran comodidad y holgura, rodeados de todos los objetos necesarios para su existencia, y que en todas las fincas del señor O'Farrill se mantenía el sistema de bohíos y no por eso se ejercía una policía menos severa.

Se puede observar también cómo algunas plantaciones, además del cafetal Buena Vista, combinaron barracones y bohíos, como en el caso del cafetal Santa Brígida, ubicado en las cercanías de Madruga. En una tasación correspondiente a 1860 se describe: “…un barracón de mampostería y tejas de 25 varas de frente y cinco de fondo”.7 Por lo que se puede observar aún hoy; esta estructura poseía un tabique divisorio en el centro, quizás con el objetivo de fraccionar la dotación ?que por entonces era de 22 esclavos?, separando las mujeres y los hombres en las horas de descanso. Sin embargo, solamente los solteros habitaban en este recinto, pues los casados vivían en bohíos (La Rosa, com. pers., 2004).

En las áreas villaclareñas predominó la utilización de barracones, sobre todo en las zonas de Sagua La Grande y Remedios. Hacia 1846 se encontraban moliendo 71 ingenios en Cienfuegos, los que se nuclearon alrededor de las tierras que irrigaban los ríos Damují, Salado, Arimao y Caonao. Estudios aislados sobre las ruinas que pertenecieron a algunas de estas plantaciones, y que aún sobreviven, nos referencian la presencia de barracones de patio y nave en las llamadas Carolina, Dos Hermanos, Manuelita y Caridad; sin embargo, parece no haber sucedido igual en los ingenios Soledad, Hormiguero, Portugalete, Caracas y San Agustín, pues estos nunca tuvieron barracones (Puntonet, com. pers., 2006)). Coincidentemente Samuel Hazard nos ha dejado una excelente descripción de una hacienda llamada Carolina ?la que no necesariamente sería la ya mencionada?, situada cerca de la ciudad, la que tenía fama de ser una de las mejor administradas de Cuba. Pertenecía a H. Stewart, natural de Filadelfia y era muy notable por las viviendas que se construyeron para la dotación de 500 esclavos. Estos vivían en una especie de poblado modelo, con casitas de piedra, ordenadas, limpias y atractivas (Ely, 2001).

En el año 1800 los ingenios trinitarios ubicados en el llamado Valle de los Ingenios contaban con 12 000 brazos, cifra que se refleja en las producciones alcanzadas en la primera mitad del siglo XIX. En 1803, varias de estas industrias poseían dotaciones que sobrepasaban los 100 negros, y durante las cinco décadas venideras la cantidad de trabajadores en el territorio se mantiene por encima de los 10 000 (Moreno, 1978), solamente superada ?en la región central? hacia 1861 por los 19 150 esclavos que laboraban en la jurisdicción de Sagua La Grande (González, 2003), fecha en que la producción trinitaria había descendido considerablemente.

En opinión de Juan Pérez de La Riva (1975), en 1855 los principales ingenios de la región Habana-Matanzas, de Trinidad, Remedios y Sagua tenían barracones de patio recién construidos o en vías de construcción; sin embargo, curiosamente, en la zona azucarera de Trinidad no se han hallado vestigios de este tipo de estructura, y la mayoría de los dueños de los grandes colosos que allí molieron mantuvieron la costumbre de permitir a sus esclavos vivir en pequeñas casas de embarrado y tejas.

En 1854 el ingenio Manaca-Iznaga llega a poseer 424 esclavos, los que habitaban en 51 ranchos.8 Justo Germán Cantero lo consideraba como uno de los grandes productores de azúcar de Cuba, dejándonos la siguiente descripción de los ranchos donde vivían los trabajadores: “Las habitaciones de los negros son de mampostería y teja, formando cuatro calles, y se componen de sala, comedor, aposento, recámara y un portal al frente de sus respectivas calles” (1857: s/p).

Por su parte, el ingenio Guáimaro fue una plantación fomentada en la década del ochenta del siglo XVIII; logró en 1827 la mayor zafra del mundo: 943 toneladas de azúcar mascabado y purgado (Moreno, 1978). Esta plantación llega a tener en 1830 una dotación de 300 esclavos hombres.9 En un plano realizado en el año 1857 aparece representado este ingenio con un poblado de esclavos, que al igual que en Manaca-Iznaga fue levantado de embarrado y guano, pero situado en la ladera de la loma que servía de base a la gran casa de vivienda. Los agrimensores Francisco Lavallee (183?) y Francisco Laplante (1857) reflejaron en su obra el ingenio Guáimaro; en ambas representaciones se pueden observar perfectamente los bohíos de los esclavos, ubicados ordenadamente al pie de la loma, “…situados en terrenos altos y secos, aseados y cómodos; fueron levantados 32 de ellos y, al igual que los de Manaca-Iznaga, fueron construidos de mampostería y tejas Cantero” 1857: s/p).

En el Güinía de Soto vivían también los esclavos, que por entonces llegaban a 400, en ranchos sólidos de mampostería y tejas, así como en el Magua, el cual en 1798 poseía 102 esclavos en la dotación; llegó a contar con 320 en el año 1830.10 San Pablo de Las Lajas fue otro de los ingenios donde se implantó el bohío para los esclavos. En 1843 se estaba reedificando su poblado de mampostería y teja en el mismo orden en que había sido planteado. En este ingenio no solo vivían los negros en ranchos hasta la mitad del siglo XIX, sino que se reconstruyeron para mejorar sus condiciones de vivienda.11

Se han podido encontrar muchos de estos poblados en planos realizados durante el siglo XIX en la región trinitaria, pero sin dudas el mapa más significativo y el que más información de esta índole nos ha aportado fue el realizado por Julio Sagebien y Delgado en 1855, el cual representa aquellas plantaciones que se ubicaban en áreas cercanas al lugar donde se construiría la vía férrea que atravesaría todo el valle. Este Plano y perfil del ferrocarril proyectado entre Trinidad y Sancti Espíritu nos muestra un potrero y 22 haciendas azucareras, en 20 de las cuales son representados los poblados de bohíos destinados a los negros esclavos.

Figura. 4 Detalle del plano de Julio Sagebien donde se observa el poblado de esclavos del ingenio Guáimaro.

Reflexiones finales

El establecimiento de la vivienda esclava en nuestro país fue mucho más complejo de lo que hoy imaginamos, y debemos tener presente que cada plantación constituía un complejo autónomo, con sus propias costumbres, reglas y disposiciones, independientemente de los reglamentos establecidos por el Gobierno colonial.

En los primeros doscientos años de desarrollo industrial, en los cuales se fomentaron no pocas haciendas cafetaleras y trapiches en Cuba, la ubicación de los poblados fue muy simple, pues los ranchos eran colocados en zonas predeterminadas por los dueños y donde el esclavo estimara mejor dentro de ellas. Al parecer, estas construcciones se levantaron sin organización alguna, quizás por su reducido número, pues las dotaciones eran considerablemente pequeñas en comparación con las que se aprecian a partir del último cuarto del siglo XVIII.

A partir de entonces los poblados necesitarían organizarse, pues la mayoría de los complejos, sobre todo los azucareros, se amplían y modifican con la finalidad de aumentar sus producciones. El entorno jugó un papel fundamental en la ubicación de los bohíos, mayormente en los cafetales, muchas veces situados en zonas montañosas y accidentadas, haciendo que el diseño de la plantación tuviera que adaptarse a la topografía del terreno. En la mayoría de los casos los esclavos llevaban siempre la peor parte y sus viviendas eran situadas, hayan sido bohíos o barracones, en las áreas de peores condiciones. Es probable que el factor topográfico contribuyera, de manera considerable, a la implantación de bohíos y no de barracones.

Casi siempre las habitaciones de los esclavos se levantaban muy cercanas a las zonas fabriles; de esta manera se trasladaban mucho más rápido y, por supuesto, no necesitaban desfilar por los alrededores de la casa de vivienda. Mucho influyó también el estatus económico de los hacendados y el interés que mostraban por las condiciones en que vivían sus trabajadores, pues cuando no se tenía el suficiente dinero era imposible remodelar construcción alguna; pero a menudo se mejoraban los inmuebles pertenecientes a la plantación, exceptuando las habitaciones de los esclavos.

No son pocos los plantócratas de las regiones occidental y central que optaron por el barracón como medida preventiva contra fugas y alzamientos, pero muchos permitieron que sus esclavos vivieran en pequeñas casas junto a sus familias. Todo parece indicar que el elevado número de esclavos presentes en las dotaciones no constituyó un factor decisivo en la construcción de naves o barracones de patio, como no lo fueron tampoco las disposiciones del Gobierno colonial en la década del cuarenta del siglo XIX. Los esclavos continuaron habitando en casuchas, bohíos o ranchos; con el paso de los años el barracón dejó de tener sentido hasta convertirse en obsoleto.

Por tanto, es muy probable que los bohíos, como tipología de vivienda esclava, hayan predominado a lo largo de todo el territorio nacional. Fueron las construcciones que menos resistieron el intemperismo y, por consiguiente, el paso del tiempo. No obstante, solamente futuras exploraciones e investigaciones arqueológicas a lo largo de la Isla dilucidarán las interrogantes que aún quedan por esclarecer con respecto a este tema.

Notas

1Archivo General de Indias: Escribanía de Cámara, pieza 2da., fol. 852 v., 25 de noviembre de 1655, referenciado por Francisco Castillo Meléndez: «Un año de vida de un ingenio cubano (1655-1656)», Anuario de Estudios Americanos, pp. 452-453.

2Archivo Nacional de Cuba: Escribanía de Varios, leg. 236, no. 3561.

3Archivo Nacional de Cuba: Escribanía de Nuño, t. III, fol. 1085-1085.

4Archivo Nacional de Cuba: Gobierno Superior Civil, 1469/57999.

5 Archivo Nacional de Cuba: Gobierno Superior Civil, leg. 871, exp. 29460, año 1822.

6Archivo Nacional de Cuba: Escribanía de Galletti, leg. 245, no.1, 1838-1839, s/f.

7Archivo Nacional de Cuba: Escribanía de Barreto, leg. 107, no. 9.

8Archivo Histórico de Trinidad: Fondo Familia Iznaga, intestado de Alejo Iznaga, tasación de 1854.

9 Archivo Histórico de Trinidad: Escribanías, testamento de José Mariano Borrell, 10 de enero de 1830.

10Archivo Histórico de Trinidad: Escribanía Joaquín Orizondo, esc. del 24 de marzo de 1830.

11Archivo Histórico de Trinidad: Notaría Manuel Néstor Aparicio, t. II, fol. 733-741v, 18 de noviembre de 1843.

Bibliografía

Alfonso Hernández, Carmen (1999). Trinidad. Historia, leyendas y algo más, 96 pp., Editorial José Martí, Ciudad de La Habana, ISBN: 959-090-179-4.

Álvarez Estévez, Rolando (2001). Huellas francesas en el occidente de Cuba (siglos XVI-XIX), 149 pp., Editoriales Boloña y José Martí, Ciudad de La Habana, ISBN: 959-090-195-6.

Barcia Zerquera, María del Carmen (1987). Burguesía esclavista y abolición, 229 pp., Editorial de Ciencias Sociales, Ciudad de La Habana.

_____________________________ (2003): La otra familia. Parientes, redes y descendencia de los esclavos en Cuba, 232 pp., Casa de Las Américas, La Habana, ISBN: 959-260-076-7.

Cantero Anderson, Justo Germán (1857). Los ingenios. Colección de vistas de los principales ingenios de azúcar de la Isla de Cuba, 110 pp., Imprenta La Cubana, La Habana.

Charadán López, Fernando (1982). La industria azucarera en Cuba, 343 pp., Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.

Chateausalins, Honorato Bernard de (1831). El Vademécum de los hacendados cubanos, 452 pp., Impreso por G. F. Bunce, New York.

Ely, Roland Taylor (2001). Cuando reinaba Su Majestad El Azúcar, 864 pp., Ediciones Imagen Contemporánea, Ciudad de La Habana, ISBN: 959-7078-45-7.

García Rodríguez, Gloria (2003). La esclavitud desde la esclavitud, 222 pp., Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, ISBN: 959-060-611-3.

García Rodríguez, Mercedes (1998). Misticismo y capitales. Los jesuitas en la economía de Cuba (1720-1767), 111 pp., Ediciones Historia, La Habana, ISBN: 959-7048-07-8.

González Sedeño, Modesto (2003). Último escalón alcanzado por la plantación comercial azucarera esclavista (1827-1886), 97 pp., Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, ISBN: 959-060613-X.

Goodman, Walter (1986). Un artista en Cuba, 276 pp., Editorial Letras Cubanas, Ciudad de La Habana.

Guanche Pérez, Jesús (1983). Procesos etnoculturales de Cuba, 479 pp., Editorial Letras Cubanas, Ciudad de La Habana.

Guerra y Sánchez, Ramiro (1976). Azúcar y población en las Antillas, 299 pp., Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.

Humboldt, Alexander Freiherr von (1959). Ensayo Político sobre la Isla de Cuba, 295 pp., Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, La Habana.

Madden, Richard Robert (1849). The island of Cuba: its resources, progress and prospect, considered in relation especially to the influence of it prosperity on the interest of the British West India, 252 pp., Charles Gilpin, London.

Moreno Fraginals, Manuel (1978). El ingenio, complejo económico social cubano del azúcar, Editorial de Ciencias Sociales. t. 1. La Habana.

Novoa Betancourt, Jesús (1998). Los esclavos en Holguín (1720-1867). Estudio sociodemográfico, 57 pp., Ediciones Holguín, Holguín, ISBN: 959-221-036-5.

Ortiz Fernández, Fernando (1975). Los negros esclavos, 525 pp., Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.

Pérez de la Riva, Francisco (1946). El café. Historia de su cultivo y explotación en Cuba, 383 pp., Jesús Montero Editor, La Habana.

Pérez de la Riva, Juan (1975). El barracón y otros ensayos, 420 pp., Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.

____________________ (2004). La conquista del espacio cubano, 243 pp., Fundación Fernando Ortiz, Ciudad de La Habana, ISBN: 959-70-9135-6.

Pichardo Viñals, Hortensia (1986). Documentos para la historia de Cuba, 543 pp., Tomo I. Editorial Pueblo y Educación, Ciudad de La Habana.

Piron, Hippolitte (1995). La Isla de Cuba, 245 pp., Editorial Oriente, Santiago de Cuba, ISBN 959-11-0103-1.

Sánchez Guerra, José (2003). El azúcar en el valle de los ingenios guantanameros (1532-1899), 62 pp., Editorial El Mar y La Montaña, Guantánamo,

ISBN: 959-70-4177-4.

Suárez y Romero, Anselmo (1859). Colección de artículos, 293 pp., Establecimiento Tipográfico La Antilla, La Habana.

Venegas Fornias, Carlos (2002). Cuba y sus pueblos, censos y mapas de los siglos XVIII y XIX, 176 pp., Centro de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cubana Juan Marinello, Ciudad de La Habana, ISBN: 959-24-2071-8.

Villaverde de la Paz, Cirilo (1961). Excusión a Vueltabajo, 152 pp., Dirección de Cultura del Ministerio de Educación, La Habana.

Artículos

Boytel, Fernando (1962). “Restauración de un cafetal de los colonos franceses en la Sierra Maestra”, Revista de la Junta Nacional de Arqueología y Etnología, separata, sin paginar; La Habana, Imprenta El Siglo XX, 1962.

Castillo, Francisco (1982). “Un año en la vida de un ingenio cubano (1655-1656)”, Anuario de Estudios Americanos, 39: 449-463; Sevilla, Escuela de Estudios Hispano-Americanos, 1982. ISSN: 0210-5810.

Pérez, Francisco (1952). “La habitación rural en Cuba”, Revista de la Junta Nacional de Arqueología y Etnología, 7: 295-392; Editorial Lex,ene.-mar, La Habana, 1952.

Fondos del Archivo Nacional de Cuba

-Escribanías.

-Gobierno Superior Civil.

-Mapas y Planos. Fondos del Archivo Histórico de Trinidad

-Antigua Anotaduría de Hipoteca.

-Escribanías.

-Familia Iznaga (fondo no procesado).

-Notaría de Aparicio.

 
 
Cátedras
Oralidad
Gramsci
Juan Marinello
Premios
Memoria
Anual
Nacional
ALBA
Textos libres
Título
Autor
La Aldaba
Directorio
Lectores
Enlaces

 
Dirección:
Elena del Carmen Socarrás de la Fuente
Coordinadores del número:
Yisel Rivero Baxter y Elaine Morales
Coordinador del dossier:
Caridad Massón Sena
Editora:
Joanna Castillo Wilson
Diseño:
Alejandro de la Torre Chávez
Programador:
David Muñoz Compte
Consejo Editorial
Luis Álvarez Álvarez, Miguel Barnet, Roberto Fernández Retamar, Araceli García Carranza, Fina García Marruz, Eusebio Leal Spengler, María Teresa Linares, Rogelio Martínez Furé, Graziella Pogolotti, Olga Portuondo, Eduardo Torres Cuevas
Consejo de Redacción
Jorge Luis Acanda, Ana Cairo, Jorge Fornet, Reynaldo Funes, María M. García, Jesús Guanche, Elmo Hernández, Mario Masvidal, Yolanda Wood. Denise Ocampo Álvarez