Revista del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello
20  agosto - diciembre 2016

 

 

ISSN 2075-6038   RNPS 2222
   
MATERIAS 
   
AUTOR  
Normas para la aceptación de originales  
Contáctenos  
Lo canario en la tradición oral cabaiguanense  
Sergio O. Valdés Bernal

Los habitantes de Teurššenao (Islas de los Chacales), como las llamaron los guanches; Islas Afortunadas, como las nombraron los romanos; Al-auzur al-Halidat (Islas Siempre Verdes), como fueron conocidas por los árabes, y, finalmente, Islas Canarias o de los Canes, como las identificamos actualmente, así nombradas a causa de la impresión que en los nuevos colonizadores hispanos causaron esos hermosos e imponentes dogos que poblaban el archipiélago, hicieron un gran aporte a nuestra lengua y cultura.1

El libro titulado Lo canario en la tradición oral cabaiguanense, escrito por un colectivo de autores y publicado en 2016 por el Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello, representa otro granito de arena que nos familiariza con el aporte de Canarias a una región específica de Cuba. Esta obra constituye un pormenorizado estudio sobre la vigencia del legado lingüístico-cultural canario en el municipio de Cabaiguán, provincia de Sancti Spíritus, donde el 86.7 % de la población tiene ese origen. Pero, además, y lo resalto, es un ejemplo de cómo el conocimiento de la historia local, gran deuda aún de la historiografía cubana, contribuye a la mejor comprensión de nuestra historia nacional.

En el prólogo o introducción, además de explicar los pasos y la metodología utilizada para lograr los objetivos de su investigación, los autores, con toda razón, subrayan que la tradición oral es un componente fundamental del acervo cultural de cualquier nación, incluida la nuestra, ya que ella no es simplemente un receptáculo de experiencias y pensamientos, sino el cimiento que permite preservar la cultura propia, asimilar las experiencias de otros pueblos y hacerlas suyas.

El primer capítulo está dedicado a la necesaria descripción del municipio de Cabaiguán, lo que permite al lector obtener la información necesaria sobre el contexto histórico-geográfico que sirvió de base para este estudio. Además, se aborda el proceso migratorio desde Canarias hacia Cuba y sus especificidades en el caso de Cabaiguán. Un acápite especial es el dedicado a la influencia canaria en el habla cabaiguanense, que aborda desde lo fonético y lo morfológico hasta lo lexical, sin olvidar los términos de origen marinero que heredamos de la jerga propia de los hombres de mar, los arcaísmos, portuguesismos y otras palabras que utilizamos procedentes del habla canaria, así como otras que ya no se usan en aquellas islas, pero que perduran en las nuestras. Llamamos la atención sobre los calificativos canarios para referirse a las cabras, a partir de la combinación de colores o manchas de su piel, que en nuestro medio se han convertido en vocablos empleados en la zona objeto de estudio para referirse a reses y cerdos. Concretamente pueden citarse las voces lucera, así llaman allá a la cabra con una mancha entre los cuernos, y que en la provincia cubana se utiliza con igual significado; hovera, que en Cabaiguán devino denominador de la res cuya mancha cubre hasta parte de la boca; careta, si la mancha cubre toda la cara, y cinchada si la mancha tiene forma de cincha y rodea la barriga. En fin, esta parte del libro recoge una información que enriquece los trabajos realizados para la confección del Atlas lingüístico de Cuba, elaborado por el Instituto de Literatura y Lingüística del Citma.

No menos atractivo es el acápite dedicado a los refranes de origen canario, que traslucen la rica experiencia y sabiduría de quienes poblaron aquellas islas y se trasladaron a las nuestras, pues, en fin de cuentas, Cuba realmente es, como el canario, un archipiélago.

Los autores no soslayan los cuentos de isleños ?término empleado popularmente en Cuba para designar a los canarios?, que va por igual camino de reconocer ese importante legado; aunque, lamentablemente, siempre el isleño aparezca reflejado en esos relatos como un individuo analfabeto, tosco, atrasado…, tal como se le quiso ver. Pero el canario en nuestro contexto ?al igual que el vasco y el gallego?, asimismo bastante ridiculizados, supo adaptarse al nuevo medio y ganarse el corazón de todos los cubanos, pues, en fin de cuentas, muchos descendemos de ellos.

Igualmente interesantes e instructivos son los capítulos dedicados a los apodos, en general, y a los regionales, en particular. Y qué decir del dedicado a los apodados, sin lugar a dudas una de las partes más valiosas de esta obra, incluso aborda los apodos de las familias de los autores. En los sobrenombres objeto de estudio se observa la gracia que poseemos canarios y cubanos para nombrar a personas que apreciamos o despreciamos mediante un seudónimo creado específicamente para identificarlos.

Lo canario en la tradición oral cabaiguanense concluye con el listado de informantes sobre los apodos, evidencia del gran trabajo de terreno realizado; el epílogo, que sintetiza los argumentos; las conclusiones finales; una rica y variada bibliografía; el imprescindible mapa de Cabaiguán para poder orientarnos en el contexto geográfico; los datos de los autores y el índice.

Urge felicitar a Marlene E. García Pérez, la autora principal de este libro, al igual que a los colaboradores Daniel M. García Pérez, asistente de Marlene en la redacción del capítulo sobre el refranero; a Carlos A. Felipe López, responsable del capítulo dedicado a los cuentos isleños, y, por último, a Rey Fernández Corral, quien asumió el tema de los apodos.

Sin lugar a dudas, Lo canario en la tradición oral cabaiguanense nos ofrece una rica y variada información sobre ese pedacito de Canarias en Cuba, que constituye uno de los muchos pedacitos diseminados por nuestro territorio nacional.

1 Para mayor información al respecto consulte a Jesús Guanche: España en la savia de Cuba. Los componentes hispánicos en el etnos cubano, Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana, La Habana, 2013, y Sergio O. Valdés: “En torno a la presencia lingüística de canarias en Cuba”, en: Anuario L/L, La Habana, 1993-1994, nos. 24-25, pp. 80-99.

 
 
Cátedras
Oralidad
Gramsci
Juan Marinello
Premios
Memoria
Anual
Nacional
ALBA
Textos libres
Título
Autor
La Aldaba
Directorio
Lectores
Enlaces

 
Dirección:
Elena del Carmen Socarrás de la Fuente
Coordinadores del número:
Yisel Rivero Baxter y Elaine Morales
Coordinador del dossier:
Caridad Massón Sena
Editora:
Joanna Castillo Wilson
Diseño:
Alejandro de la Torre Chávez
Programador:
David Muñoz Compte
Consejo Editorial
Luis Álvarez Álvarez, Miguel Barnet, Roberto Fernández Retamar, Araceli García Carranza, Fina García Marruz, Eusebio Leal Spengler, María Teresa Linares, Rogelio Martínez Furé, Graziella Pogolotti, Olga Portuondo, Eduardo Torres Cuevas
Consejo de Redacción
Jorge Luis Acanda, Ana Cairo, Jorge Fornet, Reynaldo Funes, María M. García, Jesús Guanche, Elmo Hernández, Mario Masvidal, Yolanda Wood. Denise Ocampo Álvarez