Revista del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello
21  enero - julio 2017

 

 

ISSN 2075-6038   RNPS 2222
   
MATERIAS 
   
AUTOR  
Normas para la aceptación de originales  
Contáctenos  
Herencia francesa en el español de Cuba. Estudio de un corpus de términos gastronómicos  
Isamary Aldama Pando

French Heritage in the Spanish of Cuba. Study of a Corpus of Gastronomic Terms

 

Resumen: La gastronomía francesa ha dejado su huella en la variada y rica mezcla que es la cultura cubana, a través de variadas recetas y formas de cocinar los alimentos que cocineros experimentados —y los cubanos en general— han hecho propias, y también en el léxico, que poco a poco se ha insertado en el vocabulario de uso popular. Este estudio tiene el objetivo de establecer un corpus de galicismos empleados con frecuencia en Cuba y cuyo origen está relacionado con el medio gastronómico o porque son empleados en Cuba relacionados con este, aunque en su origen no lo son. Esto proporcionará una descripción de estos términos, los métodos de incorporación a la lengua española hablada aquí, y también las palabras que han sido creadas a partir de ellos.

Abstract: French cuisine has made its mark on the varied and rich mixture that is Cuban culture. Through several recipes and ways to cook food that chefs and Cubans in general have made his own and also used in the lexicon, which gradually has been inserted into the vocabulary of popular use. This study has the objective to establish a body of Gallicisms that is frequently used in Cuba and whose origin is linked to the gastronomic environment or employed in Cuba are related, though their origin is the is not. This will provide a description of these terms, methods of incorporation has spoken Spanish language here, and also the words that have been created from them.

Palabras claves: Gastronomía, léxico, galicismo, Cuba.

Key words: Gastronomy, lexicon, gallicism, Cuba.

 

La defensa de la identidad cultural comienza por el propio idioma.

José Juan Arrom

 

Introducción

Luego del primer acercamiento en 1492 entre los colonizadores españoles y los aborígenes habitantes de la Isla, diversas han sido las culturas que han intervenido en el proceso de formación de la nación cubana. Cada uno de los componentes aborígenes, españoles, asiáticos, africanos, italianos, franceses… que conforman el rico y variado ajiaco que constituye la cultura cubana aportó un elemento propio a nuestra identidad cultural como cubanos y como miembros de una comunidad lingüística y cultural mayor: Hispanoamérica.

La lengua, como fenómeno social surgido a partir de la necesidad de expresar ideas y conceptos, es uno de los elementos de la cultura a través de los cuales se refleja este complejo proceso de formación de la nación cubana. A la variante cubana de la lengua española se han incorporado durante siglos elementos lingüísticos indígenas, africanos, asiáticos, árabes,1 italianos, franceses, ingleses…, importados desde sus lenguas de origen con la intención de llenar un vacío denominativo2 o expresivo3 en el español.

Una de las culturas que dejó un legado considerable en el mundo hispánico fue la francesa, que ha influido notablemente en la cultura y la vida cotidiana de la Península y en territorios americanos, en ámbitos como el arte de la guerra, la política, la gastronomía, la danza, la moda, la economía, el comercio, la literatura, la ciencia y la tecnología.

La Revolución francesa, con sus ideales del hombre por encima de todo, en defensa de sus derechos universales, fue el detonante que hizo al mundo ver a Francia como modelo de cultura. Y Cuba no fue la excepción: diversos factores socioeconómicos y culturales propiciaron la inserción de modos de hacer franceses, que no solo se insertaron en el pensamiento y el accionar de los cubanos, sino también en la lengua, fundamentalmente en el léxico: ‟…el prestigio de la lengua francesa influye especialmente en el sociolecto representado por la burguesía criolla que, asentada sobre todo en la zona oriental de la isla, defendía a ultranza los ideales de la educación francesa, ideales que también hicieron eco en la España de los años veinte” (Fasla, 2007-2008: 85).

 

Incorporación del elemento francés al ajiaco cultural cubano

La llegada al trono en 1700 de Felipe de Anjou, reconocido como monarca con el nombre de Felipe V, no solo marcó el inicio del reinado de la Casa Borbón en España, sino también trajo consigo un cambio en la concepción política y económica de la corona española, pues su modelo de gobierno tuvo una fuerte influencia del modelo francés instaurado por Luis XIV, que buscaba fortalecer el poder absoluto de los reyes al tiempo que intentaba modernizar el país (Torres-Cuevas y Loyola, 2002: 89). Asimismo, los franceses ocuparon posiciones privilegiadas en la toma de decisiones del reino, en lo que podría denominarse afrancesamiento de la corte española (Portuondo del Prado, 1965: 173) y con ella de la lengua como vehículo de comunicación.

Ello no significa que el influjo del francés sobre la cultura hispánica se haya limitado a este período histórico, pues, según Rafael Lapesa (1981: 168), durante el reinado de Alfonso VI en el llamado reino de León, fue notable la inmigración francesa, y entre los siglos XI y XIII se produce un aumento de la inmigración de los territorios al norte de los Pirineos, resultado de los enlaces matrimoniales entre reyes españoles y princesas francesas y occitanas.

Esta influencia se manifiesta no solo en las costumbres adquiridas, sino también en la lengua:

…entran muchos nombres provenzales y franceses. Los nobles adoptan homenaje y mensaje, llaman barnax a las hazañas, fonta al deshonor y palafré al caballo de camino. Alborea la vida cortés, que pone de moda cosiment ʻmerced, benevolenciaʼ, deleyt, vergel. En las catedrales y monasterios se difunden, pitanza, fraire > fraile, monje, deán. Los peregrinos se albergan en mesones, pagan con argent, piden manjares y viandas y las aderezan con vinagre. La introducción de galicismos no había de cesar ya en toda la Edad Media. La influencia lingüística de los inmigrantes “francos” favoreció la apócope de la e final en casos como part, mort, allend, cort, que a mediados del siglo XII habían adquirido extraordinaria difusión. A los últimos años del XI corresponde la introducción de la grafía francesa ch para el fonema palatal africado sordo que hoy representamos así… (Lapesa, 1981: 169-170).

Y aún hoy sigue dejando notar su influjo. Al respecto, la investigadora española Clara Curell (2005: 24) apunta:

…la conjunción de diversas circunstancias, como son la contigüidad geográfica, el prestigio cultural, su posición central en Europa, su riquísima tradición y su condición de lengua de cultura, ha llevado a que la influencia de la lengua francesa en la española no se haya circunscrito, como ha sucedido en otros casos, a un lapso de tiempo limitado y determinado, sino que su acción ha sido continua, de tal forma que podemos afirmar, sin ningún género de dudas, que el castellano se ha aprovisionado y se sigue aprovisionando regularmente del francés.4

Lo cierto es que, al asumir el poder la familia Borbón, se sientan las bases para que Francia deje su huella en territorio español, considerándose así los siglos XVIII y XIX los de mayor apogeo de la influencia del francés sobre el español, tanto en la metrópoli como en sus territorios fuera de la Península, pues aumentó considerablemente la presencia de marinos5 y viajeros franceses en las colonias españolas, intercambio que permitió el enriquecimiento cultural de estas:

…trajeron en pos de sí aquella cultura y refinamiento proverbial en Francia que les había acompañado a sus posesiones de América; (…) aportando todos ellos a las colonias americanas un inagotable material humano de agricultores, artistas, financieros, hombres de ciencia y artesanos, capaces todos juntos de construir una nueva civilización en las agrestes soledades del Nuevo Mundo (Francisco Pérez de la Riva: El café. Historia de su cultivo y explotación en Cuba [1944], apud Álvarez, 2001: 26).

En Cuba, la influencia gala también llegó gracias a los miles de francohaitianos que, como consecuencia de la Revolución haitiana, inmigraron a territorio cubano, entre los que venía un grupo de colonos franceses que se instalaron en las zonas cafetaleras de las zonas oriental —principalmente en Santiago de Cuba— y occidental de la Isla con sus dotaciones de esclavos.

Sobre la situación en la región oriental, escribe el gobernador de Santiago de Cuba en el Acta Capitular con fecha 17 de mayo de 1823 (apud Bonne y Causse, 2014: 6):

Cada buque que llega de Francia trae cantidad de franceses… llamados o encomendados a hacendados franceses de los procedentes de Saint-Domingue o de los establecidos aquí posteriormente, los cuales salen fiadores de los recién llegados y se los llevan a los partidos de Santa Catalina, Los Tiguabos, etc., que son los más inmediatos a la costa que mira a Santo Domingo.

En estos partidos está la mayor esclavitud de la provincia, el idioma que se habla es cuasi exclusivamente el francés y V. E con su superior penetración podrá conocer lo difícil que es vigilar a tantos extranjeros esparcidos en haciendas diferentes por un capitán de partido que vive a distancia y suele ni aun entender el francés…

Por otro lado, también influyó el intercambio con Luisiana, importante centro de poder civil y militar de Francia en América durante los siglos XVIII y XIX, hasta su incorporación al territorio norteamericano. Además, muchos de los franceses que en 1809 fueron expulsados de Santiago de Cuba se instalaron en Nueva Orleans, lo que permitió que los vínculos económicos con esta zona de Norteamérica se hicieran más frecuentes (Portuondo Zúñiga, 2014: 65-72).

Ingenieros, agricultores, abogados, maestros, músicos, actores, sastres y un amplio grupo de representantes de otras muchas profesiones durante el siglo XIX fijaron su destino en Cuba buscando mejoras económicas o huyendo de la persecución de que eran víctimas, mientras otro grupo (este de cubanos) marcó rumbo en tierras galas en busca del refinamiento francés.

Hábitos y costumbres de la vieja Europa se interrelacionaron entonces en la vida cotidiana de las familias adineradas:

Los ricos poseen amplias y lujosas casas con numerosa servidumbre (…); visten a la europea, su comida es variada y abundante; a partir de la segunda mitad del siglo XVIII, solo salen a la calle en calesas o volantas, pasan temporadas en Europa y gastan enormes fortunas en sus gustos y placeres (Torres-Cuevas y Loyola, 2002: 117).

Uno de los campos de la cultura y la vida cotidiana de la Isla en los que los gustos franceses tuvieron en aquella época una marcada presencia fue el arte culinario, tal y como lo describe la condesa de Merlín (1844) en las cartas que escribiera a propósito de su viaje por La Habana:

No hay casa opulenta que no tenga un cocinero francés, y no pueda reunir de este modo en su mesa los platos mas esquisitos de la cocina francesa, con las riquezas de este genero que la naturaleza prodiga a nuestras colonias (Carta III).
La comida es suntuosa. La cocina criolla y la cocina francesa rivalizan a cada paso (…) (Carta IX).

Muchos fueron los establecimientos que incluyeron en sus menús especialidades de la cocina francesa: en Santiago de Cuba podrían destacarse los locales franceses ubicados en la llamada Gran Rue o Rue de la Coq; en La Habana, el Restaurant François6 (cuyo propietario era el francés François Garçon), ubicado en la calle Cuba no. 72 entre Obispo y Obrapía, y el restaurante Grand París, ubicado en O'Reilly entre Mercaderes y San Ignacio. Y muchos fueron también los criollos que en el siglo XIX viajaron a Francia para aprender de la haute cuisine y el refinado gusto de los franceses.

En el siglo XX, cuenta el periodista Ciro Bianchi (2004), que establecimientos como los restaurantes habaneros Le Vendome, Normandie, Mes Amis,7 La Torre y El Palacio de Cristal continuaron mostrando a cubanos y visitantes extranjeros las delicias de la cocina francesa, y las familias adineradas mantuvieron la tradición de contratar chefs franceses para elaborar sus comidas. Entre ellos Agustín Batista González de Mendoza,8 quien, cuenta Bianchi, contrató al francés Sylvain Brouté (que ya había mostrado su valía ante personalidades tan importantes como la familia Rothschild, la princesa de la Tour D'Auvergue y el perfumista Jacques Guerlain), quien con el tiempo abandonó su puesto en casa de Batista y abrió un negocio propio llamado Sylvain Patisserie, en la esquina de Línea y 8, especializado en repostería y ‟buffet de comida fina francesa”, origen de la actual cadena de establecimientos Sylvain.

Otro ejemplo del prestigio adquirido por la culinaria francesa en el siglo XX cubano nos lo da Renée Méndez Capote en su conocido libro Memorias de una cubanita que nació con el siglo, donde describe el menú del banquete que Tomás Estrada Palma, por aquel entonces presidente de la República, ofreció al Cuerpo Diplomático el día 5 de enero de 1905 (Méndez, 2009: 126-127):

Potage: —Crème d’Argenteuil.

Hors d’œuvres: —Orly d´huitres —Tartelettes de chevreuses au foie gras —Caisses d’escalopes de perdreaux.

Relevés: —Boudin de merlan á la sauce Ravigote —Chaud-froid de galantine de cailles, bordure de gelée.

Entrée: —Filet, sauce Valois Punch Diplomates —Dinde truffée, sauce Périgueux.

Salade.

Dessert: —Pomme glacée á l’abricot et á la pistache —Gâteaux assortis.

Café —Liqueurs.

Vins: —Sauternes —Rudesheimer Berg —Château Iquem —Chambertin —Champagne Louis Roederer.

Así, la necesidad de mostrar cierto progreso cultural y social trajo como consecuencia una alta presencia de la gastronomía francesa en la cultura culinaria de Cuba: tuvieron entrada entonces la crema Chantilly, de amplio uso en repostería, el foie gras, las sardinas de Nantes, la langosta termidor (o thermidor), el champagne y el cognac, una amplia variedad de vinos y quesos, así como panes y postres originarios de Francia. Ya no solo en restaurantes, cafeterías y bares, o en las casas de familias adineradas, sino como parte de la cultura gastronómica de toda la nación, como la salsa Bechamel, tan empleada en la actualidad en la elaboración de croquetas.

 

Reflejo lingüístico de la presencia francesa en Cuba

Al mismo tiempo que la culinaria cubana adquirió platos, métodos y costumbres franceses, términos de origen francés fueron incorporados al español de Cuba en un proceso que no solo incluyó lo relativo al ámbito de la cocina —donde se pueden encontrar palabras como mousse, maître, poché, camembert, tartaleta, menú, au pair, baguette, brioche, fondue, presentes en el léxico gastronómico cubano como parte de la herencia de la lengua española—, sino que se expandió al vocabulario de uso popular, lo que ha contribuido al enriquecimiento del idioma. Ello motivó la realización del presente estudio, que tiene como objetivo analizar un corpus de galicismos gastronómicos y términos derivados de estos, de uso frecuente en Cuba.

 

Aclaraciones teórico-metodológicas

Se considerará galicismo gastronómico todo aquel préstamo léxico del francés que tiene origen en el ámbito de la gastronomía (se incluyen nombres de alimentos, bebidas, técnicas, instrumentos de cocción y todos aquellos términos relacionados con el campo léxico-semántico de la alimentación) o que no tiene origen en la gastronomía, pero es empleado en el español en relación con este ámbito.

Para reconocer los galicismos incorporados a la lengua española y sus derivados, se tomaron como fuentes: el Diccionario de la lengua española de la RAE (DRAE) (2001),9 el Diccionario académico de americanismos (DAA) (2009) y el Diccionario del español de Cuba (DECU) (2000), selección motivada, en el caso del DRAE, por su carácter de diccionario general, que intenta representar todas las variantes (geográficas, sociolectales, etc.) de los términos en él incluidos y muestra la etimología de ellos, aspecto esencial para los objetivos propuestos en el presente texto. Por otro lado, su versión electrónica (CD-ROM) permite realizar búsquedas avanzadas relacionadas con el ámbito de uso de las palabras, la categoría gramatical, la lengua de origen, las marcas empleadas en el artículo lexicográfico, entre otras, que facilitan el trabajo de lingüistas e interesados en el estudio de la lengua española.

La elección de los otros dos diccionarios responde a necesidades propias de la investigación, pues solo son de interés los galicismos y sus derivados que son empleados en Cuba y, por supuesto, el DAA y el DECU dan informaciones en cuanto al uso, mucho más detalladas que el DRAE, que, como ya se comentó anteriormente, tiene carácter general, mientras los otros son regionales y más específicos en cuanto al uso.

Asimismo, sirvieron de fuente obras lexicográficas que tienen como finalidad la descripción del español de Cuba, entre ellos: Léxico mayor de Cuba de Esteban Rodríguez Herrera (1958-1959), Nuevo catauro de cubanismos de Fernando Ortiz (1985), Diccionario cubano de términos populares y vulgares de Carlos Paz Pérez (1994), El habla popular de hoy de Argelio Santiesteban (1997), Diccionario de cualidades, defectos y otros males del cubano de Fernando Carr Parúas y Moralinda del Valle Fonseca (2014). Además de diccionarios de la lengua francesa como Le nouveau Petit Robert (versión electrónica, 2009), Dictionnaire universel francophone (en línea) y la aplicación ORTOLANG,10 un corpus léxico que toma como fuente varios diccionarios históricos, etimológicos y generales de la lengua francesa, puesto a disposición de los internautas por el Centre National de Ressources Textuelles et Lexicales, de Francia. Todos fueron de gran ayuda para conocer la etimología de no pocas palabras en francés y, en ocasiones, permitieron entender la causa o el procedimiento que intervino en la incorporación de determinada palabra o acepción francesa en el español de Cuba.

Luego de localizados los galicismos gastronómicos y los términos relacionados con la gastronomía derivados de galicismos ya incorporados a la lengua española, se seleccionaron los que en el español de Cuba presentan características que los hacen únicos respecto del español peninsular y, en la mayoría de los casos, también del español general:11

  1. Han desarrollado nuevas acepciones (bocoy en el DRAE: Barril grande para envase y en el DECU: Persona muy gruesa) o nuevos significados (el fricasé, según el DRAE, es un guisado cuya salsa se bate con huevos, y en Cuba designa un modo de preparar la carne, con cebolla, ajo, ají y otros condimentos, acompañada de una salsa de tomate) que les permiten nombrar realidades diferentes. Con lo cual adoptan usos diferentes del gastronómico (pastel en DAA: Sexo entre más de dos personas).
  2. Añaden otros usos no gastronómicos a los que ya tienen en español general (bombón en DRAE: Pieza pequeña de chocolate, que en su interior puede contener licor, crema u otro relleno. 2. Persona joven y atractiva, y en DAA: Cosa fácil).
  3. Adoptan un uso gastronómico que no poseen en el español general (por ejemplo: desmayado, referido a un tipo de pan suave, y mechar, que en DRAE tiene la acepción: Introducir mechas de tocino gordo en la carne que se ha de asar o empanar, y en DECU: Rellenar un pastel con crema, mermelada u otro ingrediente).
  4. Han sufrido en su escritura modificaciones que no corresponden al español hablado fuera de Cuba y, por tanto, no son recogidas en el DRAE u otra obra lexicográfica de carácter general (beberaje12 por brebaje< fr. breuvage, ecléar< fr. éclair).

     

Análisis de los galicismos gastronómicos empleados en Cuba. Resultados

El corpus está dividido en dos grandes grupos: el primero, el de los galicismos propiamente dichos, donde se incluyen términos del francés que, como consecuencia del intercambio cultural13 entre el mundo hispánico y el galo, se han incorporado al español, con su consiguiente modificación gráfica y fonética o tal cual son empleados en la lengua originaria. Como ocurre con canapé (pequeña porción de alimento que consiste en una rebanada de pan sobre la que se depositan diversos productos y aderezos), à la coque (forma de cocción de los huevos, dentro de su cascarón) y maître (jefe o maestresala, persona que responde por los servicios gastronómicos de un establecimiento). El segundo grupo corresponde a los términos creados por medio de derivación morfológica o léxica a partir de galicismos ya incorporados al español: botellero<botella<bouteille, jamoneta<jamón <jambon.

En cuanto al primer grupo, en el corpus que nos ocupa solo se han encontrado préstamos adaptados gráfica y fonéticamente a la lengua española. Las modificaciones más frecuentes son: la adición de algún sonido al final de la palabra (paragoge), tanto en los casos en los que en la escritura francesa no lo llevan (banquet > banquete, filet > filete, buc > buque) como en los que el sonido que se adiciona representa una letra que no se realiza fonéticamente (compote> compota, confiture>confitura, fraise> fresa, viande> vianda); la representación de la fonética del francés con la grafía del español (fraise > fresa, éclair > ecléar, yogourt > yogur); la reducción de grupos consonánticos ajenos al español (croquette > croqueta, fricassé > fricasé); pronunciando el término tal y como es representado gráficamente, según la fonología del español (breuvage> beberaje,14 potage> potaje) y la aplicación de reglas ortográficas del español (bonbon > bombón).

A su vez, cada uno de estos grupos se subdivide teniendo en cuenta su origen, su empleo como términos gastronómicos y si desarrollan o no nuevas acepciones o nuevos significados:

1. Galicismos:

a) Con origen en términos gastronómicos y en Cuba no desarrollan nuevas acepciones:

banquete <banquet15

beberaje16<breuvage

compota <compote

confitura <confiture

congrí< prob. fr. congo y riz (introducido en Cuba por la inmigración haitiana)

croqueta <croquette

ecléar<éclair

filete <filet

fresa <fraise

fricasé <fricassé

yogur <yogourt

Si bien la mayoría de las palabras que integran este subgrupo mantienen su uso en la lengua española en el ámbito del cual surgen, en Cuba sufren modificaciones con respecto a su escritura (son los casos mencionados de beberaje y ecléar), completamente diferente a la forma de uso general, y a su referente, o sea, el objeto o la realidad que nombran (desarrollan un nuevo significado). Por ejemplo: confitura, según el DRAE, se refiere a Fruta u otra cosa confitada, es decir, todo aquello que pueda ser cocido con azúcar o almíbar, tal como ocurre en francés: 1. Aliments bouillis et conservés dans le sucre (fruits au sirop, pâtes de fruits, fruits confits, dragées et confitures)17 (NPR).18 Pero en Cuba se refiere a lo que en español general sería golosina (alimentos ligeros elaborados y puestos a la venta en pequeñas porciones cuyo consumo se debe más a satisfacer un gusto o antojo que a su valor nutritivo). Fricasé (guisado de la cocina francesa, cuya salsa se bate con huevos, DRAE), en Cuba alude a otro tipo de preparación que incluye carne, cebolla, ajo, ají y otros condimentos, más una salsa de tomate que se espesa por reducción (método que consiste en espesar los alimentos líquidos por medio de la cocción), es decir, la receta original se adaptó a las condiciones de cocción del país y ha pasado a designar un modo de elaborar los alimentos distinto del que describe el DRAE. Y solo distinto al del DRAE, pues en francés, el término fricassé se refiere a Ragoût fait de morceaux de viande blanche ou de volaille (et par ext. d'agneau, de poisson), sautés au beurre, puis mijotés dans une sauce19 (NPR), mucho más cercano al modo de preparar la carne aquí en Cuba.

Por otro lado, los galicismos de este subgrupo están en la actualidad tan integrados al español que los hablantes desconocedores de su origen francés los sienten como propios, y los emplean constantemente en su discurso, a tal punto que en Cuba algunos son frecuentemente empleados en el registro coloquial como componentes de unidades fraseológicas:20

-banquete: darse banquete,21 ser un banquete

-compota: es mejor dar compota que fricciones

-croqueta: tener una croqueta en el cerebro, no tener carne ni para una croqueta

-fresa: todo está fresa

-yogur: hacer la vida un yogur, convertir la vida en un yogur

b) Con origen en términos gastronómicos, pero en Cuba desarrollan otra acepción además de la relacionada con el ámbito gastronómico:

bocoy <boucaut

bombón <bonbon

botella <bouteille

crema <crème

galleta <galette

jamón <jambon

merengue <meringue

pastel <pastel

potaje <potage

vianda <viande

En este subgrupo, términos como merengue ya desde el español general adquieren una acepción diferente de la gastronómica, en DRAE: 1. Dulce, por lo común de forma aovada, hecho con claras de huevo y azúcar y cocido al horno. 2. Persona de complexión delicada.22 3. R. Dom. Danza popular, conocida también en otros países del Caribe. 4. Perteneciente o relativo al Real Madrid Club de Fútbol.23 5. Jugador o seguidor de este club español.24 Todas estas acepciones son conocidas y empleadas en Cuba, pero lo que hace único a este sustantivo es su inclusión en la unidad fraseológica durar lo que dura un merengue en la puerta de un colegio/una escuela (que alude a la poca duración temporal que puede tener la presencia en un sitio de alguien o algo, o la poca duración de una situación), en la que se recurre a la experiencia de vida para brindar matices expresivos a ‟estar muy poco tiempo en un lugar” y ‟durar muy poco”.

Y lo mismo sucede con galleta, que mantiene las mismas acepciones que hereda del español general, pero compone unidades fraseológicas de empleo exclusivo en Cuba: por ejemplo, galleta con gorgojo, en la que el rasgo semántico deteriorado, desgastado se asocia a una Persona de edad avanzada (DECU), mientras el rasgo semántico intocable, no apto para consumo se asocia a Hombre casado (DECU).

Otro término que desarrolla una acepción a partir de la que ya tienen en español general es bocoy, que en el DRAE se refiere a Barril grande para envase y en Cuba se refiere a Persona obesa y de baja estatura (DP), por una analogía entre la forma y las dimensiones de ambos referentes.

Asimismo, potaje desarrolla la acepción Asunto difícil, molesto o complicado (DECU), posiblemente a partir de la asociación que se establece entre las acepciones Caldo de olla u otro guisado, Guiso hecho con legumbres, verduras y otros ingredientes que se come especialmente los días de abstinencia, Bebida o brebaje en que entran muchos ingredientes, de las que surge Conjunto de varias cosas inútiles mezcladas y confusas, a partir del rasgo semántico confusión, enredo.25

c) Con origen en término gastronómico, pero en Cuba desarrolla un nuevo significado:

fricandó <fricandeau: Frío (referido a la temperatura ambiental)

El cual no tiene ninguna relación semántica con el fricandeau francés (grenadin de veau lardé quʼon met à braiser) o el fricandó del español general (cierto guisado de la cocina francesa, DRAE), por lo que podría decirse que se relacionan por el juego fónico que se establece entre la sílaba fri de fricandó y frío.

d) Con origen en término no gastronómico, pero en Cuba sí se emplea como tal:

buque <buc: Plato con gran cantidad de comida (DP).

En este único ejemplo que se encontró en el corpus, por medio de la intervención del mecanismo semántico de la metáfora se añade en Cuba una nueva acepción al galicismo, pues el rasgo semántico inmensidad permite asociar las dimensiones físicas de un buque, barco de gran tamaño, con las de un plato con abundante cantidad de comida.

2) Derivados de galicismos

Con origen en términos gastronómicos, pero en Cuba desarrollan nuevas acepciones o significados:

banquetearse < banquete <banquet

botellero < botella <bouteille

canelo < canela <canele

galletica < galleta <galette

mechado < mechar < mecha <mèche o mècher

filetear < filete <filet

galletón < galleta <galette

mechar < mecha <mèche o mècher

pastelón < pastel <pastel

viandero < vianda <viande

Tal como se vio en el subgrupo de galicismos con iguales características que este, los términos aquí incluidos desarrollan nuevas acepciones a partir de aquellas que poseen en el español general. Por ejemplo: banquetearse, que en el DRAE aparece como Dar banquetes o participar en ellos con frecuencia, en Cuba tiene una nueva acepción figurada a partir de la influencia del rasgo semántico celebración asociado al galicismo del cual deriva (banquete): Disfrutar intensamente con algo o alguien (DECU). El diminutivo galletica (en este caso aplicado a la llamada chicharrita: Rodaja fina, frita, de plátano verde, DECU) constituye una metáfora en la que se realiza una asociación con la forma redonda de una galleta. Mientras galletón desarrolla una nueva acepción en la que el uso del aumentativo está asociado a la fuerza con la que se da la galleta o bofetada.

Un caso interesante aquí es viandero, pues en Cuba tiene otro significado. En DRAE tiene la siguiente entrada: Cuba y P. Rico. Vendedor de viandas, sin embargo, el significado más popular en la Isla es el de Mueble en el que se colocan las viandas (DP). Una clara muestra de que la lengua la hacen los hablantes, quienes reflejan en ella su realidad, su idiosincrasia.

a) Con origen en términos gastronómicos y solo se emplean en Cuba:

botellerío < botella <bouteille

bufetero < bufet-bufé <buffet

galletazo, galletear < galleta <galette

jamonear, jamoneo, jamonero,26 jamoneta < jamón <jambon

fileteador < filetear < filete <filet

viandazo < vianda <viande

Los términos aquí incluidos son una muestra de la productividad de los galicismos en Cuba, pues su incorporación a la lengua ha permitido la creación de nuevos vocablos que mantienen con frecuencia relación semántica con el galicismo primario: botellerío (conjunto de botellas), bufetero (encargado de vender comestibles y bebidas en un tren o en una cantina), galletazo (galleta, bofetada bien fuerte), galletear (dar galletas).

b) Con origen en términos no gastronómicos, pero en Cuba sí se emplean como tales:

desmayado < desmayar <esmaiier

planchado < planchar < plancha <planche

En el caso de desmayado, es evidente la asociación semántica que se establece entre el desmayo como acción de desfallecerse y lo que ocurre con el desmayado (pan) cuando se agarra por uno de sus extremos: se encorva, cae cual persona que desfallece.

En cuanto a planchado, no ha sido posible determinar cuál sería el mecanismo que lo liga al ron que actualmente en Cuba se comercializa en una caja de cartón. Posiblemente habría que buscarlo en el método de envasado que se aplica para este producto. Por el momento, solo podría decirse que la única relación que se encuentra con plancha es la de las altas temperaturas que se emplean para el procedimiento de envasado.

 

Conclusiones

Aunque los galicismos gastronómicos no representan un número tan elevado como los galicismos presentes en el español, después de este rápido análisis del comportamiento de estos en el español de Cuba es posible constatar cómo la lengua ha sido reflejo del proceso de mestizaje cultural de la nación, pues si bien en un inicio los galicismos fueron insertados en la lengua española por una cuestión de necesidad, su inclusión en el español de Cuba ha contribuido al enriquecimiento del idioma, pues además de dar entrada a términos nuevos, los procesos de evolución semántica asociados al léxico que han actuado sobre los galicismos han permitido:

1. Desarrollar nuevas acepciones para los galicismos, de uso exclusivo en Cuba, como ocurre con botellero, -a<botella <fr. bouteille: DECU:1. Persona que ocupa un cargo o realiza un trabajo que no demanda gran esfuerzo. | 2. coloq Persona que acostumbra a viajar haciendo auto-stop. | 3. hist Antes de la revolución cubana de 1959, persona que ocupaba ficticiamente un cargo, para cobrar un sueldo sin trabajar. Algunos incluso pueden llegan a adquirir acepciones cuyo uso se considera vulgar (piénsese por ejemplo en el sustantivo vianda empleado para referirse al miembro viril).

2. Desarrollar significados diferentes: confitura, fricandó, fricasé.

3. Modificar gráficamente los galicismos de modo completamente diferente del español general: ecléar, beberaje.

4. Crear nuevos términos: bufetero, viandazo, galletear, jamoneta.

5. Crear unidades fraseológicas empleando los galicismos ya incorporados a la lengua. Ya sea tomando como base las analogías o asociaciones de contigüidad que establecen los galicismos en sus nuevas acepciones: dar botella y pedir botella, en los que está presente el rasgo semántico gratuidad asociado a botella como Viaje gratuito que hace una persona en el vehículo de otra que va en la misma dirección (DECU) o partiendo de experiencias de la vida cotidiana: es mejor dar compota que fricciones alude a las actividades asociadas a cierta etapa de la vida: dar compota (alimento que consumen habitualmente los niños pequeños) a la juventud y dar fricciones (masajes que se dan a las personas mayores, para beneficiar la función circulatoria e impedir la rigidez ósea) a la vejez.

Y ello refleja cuán integrados están en el léxico del habla cubana, pues la mayoría de los términos que conforman el corpus y las unidades fraseológicas en las que ellos están presentes son empleados tanto por conocedores como por desconocedores de la lengua francesa, en situaciones de uso cotidiano, en sus conversaciones diarias.

 

Bibliografía

Álvarez Estévez, Rolando (2001): Huellas francesas en el occidente de Cuba: siglos XVI-XIX, Editorial José Martí, Ediciones Boloña, La Habana.

Bianchi Ross, Ciro (2014): ‟Huellas francesas en Cuba”, Juventud Rebelde, La Habana, 21 de junio, http://www.juventudrebelde.cu/ columnas/lectura/ 2014-06-21/huellas-francesas-en-cuba/ (acceso 20 de mayo de 2015).

Bonne Bravo, Arcilio y Mercedes Causse Cathcart (2014): “Es que nuestro idioma es mejor que el vuestro”: Contacto lingüístico español-francés en el siglo XIX en Santiago de Cuba a través de las páginas de El Redactor», Anuario de Filologia. Estudios de Lingüística, (4): 1-14.

Carr Parúas, Fernando y Moralinda del Valle Fonseca (2014): Diccionario de cualidades, defectos y otros males del cubano, Editorial Oriente, La Habana.

Condesa de Merlín (1844): Viaje a La Habana, Imprenta de la Sociedad Literaria y Tipográfica, Madrid.

Curell Aguilà, Clara (2005): ‟Presencia del francés en el español peninsular contemporáneo”. Tesis doctoral, Servicio de Publicaciones de la Universidad de La Laguna.

Fasla Fernández, Dalila (2007-2008): ‟El español hablado en Cuba: préstamos vigentes, lexicogénesis y variación lingüística”, Cuadernos de Investigación Filológica, (33-34): 73-96.

Cárdenas Molina, Gisela, Antonia Ma Tristá Pérez y Reinhold Werner (coord.) (2000): Diccionario del español de Cuba. Español de Cuba —Español de España, Gredos, Madrid.

Hazard, Samuel (1928): Cuba a pluma y lápiz, t. 1, Cultural, S.A., La Habana.

Jiménez, Guillermo (2008): Los propietarios de Cuba 1958. 3.a ed. ampliada y corregida, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.

Lapesa, Rafael (1981): Historia de la lengua española. 9.a ed., Gredos, Madrid.

Le nouveau Petit Robert de la langue française (2009) (version électronique), Bureau Van Dijk, Éditions électroniques, Bruxelles.

Méndez Capote, Renée (2009): Memorias de una cubanita que nació con el siglo, Editorial José Martí, La Habana.

Ortiz, Fernando (1985): Nuevo catauro de cubanismos, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.

Paz Pérez, Carlos (1994): Diccionario cubano de términos populares y vulgares, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.

Portuondo del Prado, Fernando (1965): Historia de Cuba I, 6.ª ed., Editorial Nacional de Cuba, La Habana.

Portuondo Zúñiga, Olga (2014): Francia y Haití en la cultura cubana, Editorial José Martí, La Habana.

Ramírez Pérez, Jorge Freddy (2004): Francia en Cuba, pról. Eusebio Leal Spengler, Ediciones Unión, La Habana.

Real Academia Española (2001): Diccionario de la lengua española, 22.a ed. Disponible en www.dle.rae.es.

Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2009): Diccionario académico de americanismos, Espasa, Madrid.

Rodríguez Herrera, Esteban (1958-1959): Léxico mayor de Cuba, Lex, La Habana.

Torres-Cuevas, Eduardo y Oscar Loyola Vega (2002): Historia de Cuba 1492-1898. Formación y liberación de la nación, 2.ª ed., Editorial Pueblo y Educación, La Habana.

 

Anexo: Términos analizados. Significados y usos que adquieren en el español de Cuba

En este anexo se presentan los términos que conforman el corpus de términos culinarios analizados en el texto, además de las diferentes unidades fraseológicas en las que se emplean en Cuba. Puesto que la intención del texto es realizar un estudio contrastivo entre el español de Cuba y el español general, se incluyen las definiciones del DRAE. Para las definiciones y aclaraciones correspondientes al uso en la Isla ha servido de base el DECU, por lo que solo se especifica la fuente de la información en los casos en que no sea este diccionario, con las siglas siguientes:

DAA: Diccionario académico de americanismos

DCDMC: Diccionario de cualidades, defectos y otros males del cubano

DP: Definición propia, basada en el conocimiento personal y la consulta a informantes

banquete (del fr. banquet)

DRAE:1.m. Comida a que concurren muchas personas para celebrar algún acontecimiento. 2. m. Comida espléndida. darse alguien un ~. 1.loc. verb. coloq. Cuba. Disfrutar con algo o con alguien. ser alguien un~. 1.loc. verb. coloq. Cuba. Ser muy divertido.

Cuba:|| darse banquete: Disfrutar intensamente con algo o alguien. || ser un banquete: 1. Ser muy simpática y divertida una persona. | 2. Ser una persona que siempre está alegre [DCDMC] | 3. Tener mucho atractivo físico una persona, por lo general una mujer [DCDMC].

banquetearse (deriv. de banquete < fr. banquet)

DRAE: Dar banquetes o participar en ellos con frecuencia. U. t. c. intr. y c. prnl.:

Cuba: Disfrutar intensamente con algo o alguien.

beberaje (fr. breuvage)

Cuba: Brebaje [DECU], bebida de aspecto y sabor poco agradables y dudosa calidad [DP]. | 2. Bebida, especialmente la que contiene alcohol [DAA].

bocoy (del fr. boucaut)

DRAE: m. Barril grande para envase.

Cuba: 1. Persona obesa y de baja estatura [DP]. | 2. Marca registrada de ron cubano [DP].

bombón (del fr. bonbon)

DRAE: 1.m. Pieza pequeña de chocolate, que en su interior puede contener licor, crema u otro relleno. 2. m. coloq. Persona joven y atractiva. ~ helado. 1. Helado recubierto de una capa de chocolate.

Cuba: 1. Persona atractiva [DP]. | 2. Cosa fácil [DAA].

botella (del fr.bouteille)

DRAE: 1.f. Vasija de cristal, vidrio, barro cocido u otro material, con el cuello estrecho, que sirve para contener líquidos. 2. f. Líquido que cabe en una botella. Botella de vino. 3. f. Recipiente cilíndrico, alargado y metálico, que se utiliza para contener gases a presión. 4. f. Medida de capacidad para ciertos líquidos, equivalente a cuartillo y medio, o sea a 756,3 ml. 5. f. Ant., Pan. y Perú. Empleo de poco esfuerzo y buena remuneración. 6. f. C. Rica. Empleado innecesario. 7. f. coloq. Cuba. Viaje gratuito que realiza una persona en el vehículo de otra que va en la misma dirección. Dar, pedir botella.

Cuba:1. Viaje gratuito que hace una persona en el vehículo de otra que va en la misma dirección. |2.Trabajo o cargo que no exige mucho esfuerzo. | 3.Cosa fácil de hacer o de resolver. | 4. hist Antes de la revolución cubana de 1959, cargo o empleo ficticio que permitía cobrar un sueldo sin trabajar. || a botella: Gratis [DAA]. || bajar una botella: Beber el contenido de una botella hasta agotarlo. || como sacado de una botella Ref. a algo hecho de tela, p. ej. una prenda de vestir o una cortina: muy arrugado. || dar botella: Permitir el chofer a alguien que va en la misma dirección viajar gratuitamente en su vehículo. || pedir botella: Pedir alguien a un chofer que va en la misma dirección que lo lleve gratuitamente en su vehículo.

botellerío (deriv. de botella < fr. bouteille)

Cuba: Gran cantidad de botellas acumuladas en un lugar.

botellero, -a (deriv. de botella < fr. bouteille)

DRAE: 1. adj. coloq. Cuba. Dicho de una persona: Que tiene una botella (‖ empleo). 2. adj. coloq. Cuba. Dicho de una persona: Que acostumbra viajar pidiendo botella (‖ viaje gratuito). 3. m. y f. Arg. y Hond.trapero (‖ persona que compra y vende trapos). 4. m. Fabricante o vendedor de botellas. 5. m. Mueble que sirve para colocar botellas.

Cuba: 1. Persona que ocupa un cargo o realiza un trabajo que no demanda gran esfuerzo. | 2. coloq Persona que acostumbra a viajar haciendo auto-stop. | 3. hist Antes de la revolución cubana de 1959, persona que ocupaba ficticiamente un cargo, para cobrar un sueldo sin trabajar.

bufetero, -a (deriv. de bufet/bufé < fr. buffet)

Cuba: Encargado de vender comestibles y bebidas en un tren o en una cantina.

buque (del fr. buc)

DRAE: 1.m. Barco con cubierta que, por su tamaño, solidez y fuerza, es adecuado para navegaciones o empresas marítimas de importancia. 2. m.cabida (‖ espacio para contener). 3. m. Casco de la nave.

Cuba: Plato con gran cantidad de comida [DP].

canelo (de canela < fr. ant. canele)

DRAE: 1.adj. Dicho especialmente de los perros y de los caballos: De color de canela (‖ corteza). 2. adj. Can. Dicho de un color: castaño. 3.m. Árbol originario de Ceilán, de la familia de las Lauráceas, que alcanza de siete a ocho metros de altura, con tronco liso, flores terminales blancas y de olor agradable y por fruto drupas ovales de color pardo azulado. La segunda corteza de sus ramas es la canela. 4. m. Árbol de la familia de las Magnoliáceas, de madera relativamente dura. Sus hojas oblongas son persistentes, y las flores, pequeñas con los pétalos blancos y el cáliz rojo. 5. m. C. Rica. Árbol lauráceo de madera dura y fácil de trabajar. hacer el ~. 1.loc. verb. coloq. hacer el primo.

Cuba: Gallo de pelea de color canela. || jugársela al canelo: Arriesgarse a hacer algo aun sabiendo que hay posibilidades de fracasar. || me la juego al canelo/ juégatela al canelo: Se usa para expresar que algo sucederá con seguridad tal como se ha afirmado.

compota (del fr. compote)

DRAE: f. Dulce de fruta cocida con agua y azúcar.

Cuba: || es mejor dar compota que fricciones: fórm. Se emplea para expresar que es mejor tener relaciones con jóvenes antes que con personas de más edad que uno [DP].

confitura (del fr. La defensa de la identidad cultural comienza por el propio idioma.

José Juan Arrom confiture)

DRAE: f. Fruta u otra cosa confitada.

Cuba: Golosinas, p. ej. caramelos, bombones y africanas.

congrí (prob. del fr. congo, tipo de frijol colorado, y riz, arroz)

DRAE: m. Cuba. Arroz con frijoles.

Cuba: Arroz cocinado con frijoles colorados o negros [DP].

crema (del fr. crème)

DRAE: 1. f. Sustancia grasa contenida en la leche. 2. f. Nata de la leche. 3. f. crema pastelera. 4. f. Sopa espesa. 5. f. Licor dulce y bastante espeso. 6. f. Producto cosmético o médico de consistencia pastosa. 7. f. Pasta untuosa para limpiar y dar brillo a las pieles curtidas, en especial las del calzado. 8. f. Lo más distinguido de un grupo social cualquiera. La crema. 9. adj. Dicho de un color: Castaño claro.

Cuba: Ref. a una persona: simpático, comprensivo y servicial. | 2 Ref. a una cosa: de excelente calidad. || crema de vie: Licor dulce y espeso que se prepara con ron, leche condensada, huevo, y nuez moscada o canela.

croqueta (del fr. croquette)

DRAE: 1. f. Porción de masa hecha con un picadillo de jamón, carne, pescado, huevo, etc., que, ligado con besamel, se reboza en huevo y pan rallado y se fríe en aceite abundante. Suele tener forma redonda u ovalada.

Cuba:|| tener una croqueta en el cerebro: Ser una persona de escasa inteligencia o instrucción [DCDMC]. || no tener carne ni para una croqueta: Ser muy delgada una persona [DCDMC].

desmayado (part. de desmayar < fr. ant. esmaiier)

DRAE: desmayar: 1. tr. Causar desmayo. 2. intr. Perder el valor, desfallecer de ánimo, acobardarse. 3. intr. Ec. Dicho del color: desvaírse. 4. prnl. Perder el sentido y el conocimiento.

Cuba: Nombre que se le da a un tipo de pan de forma alargada y estrecha, y corteza suave [DP].

ecléar (del fr. éclair)

Cuba: Dulce de forma alargada, elaborado con mantequilla, huevo y harina, y relleno con natilla.

filete (del fr. filet)

DRAE:1. m. Lonja delgada de carne magra o de pescado limpio de raspas. 2. m. solomillo. 3. m. Componente de una moldura en forma de lista larga y angosta. 4. m. Línea o lista fina que sirve de adorno. 5. m. Remate de hilo enlazado que se echa en la orilla de alguna ropa, para que no se maltrate. 6. m. Asador pequeño y delgado. 7. m. Espiral saliente del tornillo o de la tuerca. 8. m. Equit. Embocadura compuesta de dos cañones pequeños de hierro, delgados y articulados en el centro, a cuyos extremos hay unas argollas, en las cuales se colocan las correas de las riendas y testeras. Sirve para que los potros se acostumbren a recibir el bocado. 9. m. Heráld. Banda, orla, faja, etc., cuando son muy estrechas. 10. m. Impr. Pieza de metal cuya superficie termina en una o más rayas de diferentes gruesos, y que, en la impresión, sirve para distinguir el texto de las notas y para otros usos. 11. m. Impr. Adorno consistente en varias líneas, que pueden disponerse de distintos modos, y que se usa en las encuadernaciones, especialmente en las de lujo. 12. m. Mar. Cordoncillo de esparto que sirve para enjuncar las velas en los buques latinos. 13. m. Alm. Cuerda de esparto retorcida que se compone de dos hilos. ~ ruso. 1.m. Trozo de carne picada, mezclada con harina, perejil y ajo, que, rebozado en huevo y pan rallado, se fríe. darse alguien el ~. 1.loc. verb. vulg. darse el lote. gastar alguien muchos ~s. 1.loc. verb. coloq. desus. Adornar la conversación con gracias y delicadezas.

Cuba: ||filete canciller (filet + chanceller): Plato que consiste en dos filetes de pescado empanados con una lonja de jamón y queso intermedia [DP].

fileteador (deriv. de filetear < filete < fr. filet)

DRAE: 1.adj. Cuba Que filetea las cajas de tabaco. U. t. c. s. 2.m. Arg. Artesano que se dedica al fileteado.

Cuba: Operario que filetea las cajas en las que se envasan los tabacos.

filetear (deriv. de filete < fr. filet)

DRAE: 1. tr. Adornar con filetes. 2. tr. Ven. sobrehilar.

Cuba: 1. Poner filetes en una caja de tabaco. | 2. Cortar la carne o el pescado en forma de filete.

fresa (del fr. fraise)

DRAE: 1. f. Planta de la familia de las Rosáceas, con tallos rastreros, nudosos y con estolones, hojas pecioladas, vellosas, blanquecinas por el envés, divididas en tres segmentos aovados y con dientes gruesos en el margen; flores pedunculadas, blancas o amarillentas, solitarias o en corimbos poco nutridos, y fruto casi redondo, algo apuntado, de un centímetro de largo, rojo, suculento y fragante. 2. f. Fruto de esta planta. 3. adj. Dicho de una cosa: Que tiene color rojo semejante al de este fruto. U. t. c. s. m.

Cuba: ||todo está fresa: fórm. Se emplea para indicar que todo está tranquilo, sin problemas ni preocupaciones [DP].

fricandó/fricandol27 (del fr. fricandeau)

DRAE: m. Cierto guisado de la cocina francesa.

Cuba: Frío (referido a la temperatura ambiental).

fricasé (del fr. fricassé):

DRAE: m. Guisado de la cocina francesa, cuya salsa se bate con huevos.

Cuba: Método de cocción de la carne, en el cual la carne se cocina en salsa de tomate, luego de condimentarla con cebolla, ajo, ají y otros condimentos.

galleta (del fr. galette)

DRAE: 1. f. Pasta compuesta de harina, azúcar y a veces huevo, manteca o confituras diversas, que, dividida en trozos pequeños y moldeados o modelados en forma varia, se cuecen al horno. 2. f. Pan sin levadura para los barcos. 3. f. Carbón mineral lavado y clasificado, cuyos trozos han de tener un tamaño reglamentario comprendido entre 25 y 45 mm. 4. f. coloq. Cachete, bofetada. 5. f. Mar. Disco de bordes redondeados en que rematan los palos y las astas de banderas. 6. f. Mar. Escudo de la gorra del marino. 7. f. Mil. Disco con que se sustituyó el pompón en el chacó y morrión militares, y que llevaba en la parte anterior el número del regimiento. 8. f. coloq. Esp. Placa de identificación en el uniforme de un militar o de un policía. 9. f. coloq. Arg. y Ven. embotellamiento (‖ congestión de vehículos). 10. f. Chile. Pan bazo para los trabajadores del campo. 11. f. El Salv. y Par. Bollo de pan con costra unas veces ligeramente dura y otras crocante. 12. f. El Salv. Ladrillo pequeño y delgado. 13. f. El Salv. compresa higiénica. 14. f. coloq. Ven. embrollo (‖ enredo, confusión). ~ con gorgojo. 1. f. coloq. Cuba. Hombre casado. 2. f. coloq. Cuba. Persona de edad avanzada. ~ maría. 1. f. galleta redonda de masa fina, sin relleno ni cobertura. colgar la ~. 1. loc. verb. coloq. Pedir el retiro o la separación de la Armada.

Cuba: || cara de galleta: Cara ancha y redonda de una persona. || dar una galleta sin mano: Demostrar una persona, deliberadamente o no, con hechos o palabras, que no es cierto lo dicho por otra persona. || galleta con gorgojo: 1. Hombre casado. | 2. Persona de edad avanzada. ||

galletazo (deriv. de galleta < fr. galette)

Cuba: Bofetada bien fuerte [DP].

galletear (deriv. de galleta < fr. galette)

Cuba: Golpear reiteradamente a alguien en la cara con la palma de la mano.

galletica (deriv. de galleta < fr. galette)

Cuba: || galletica (de plátano): Rodaja fina, frita, de plátano verde. || no estar el horno para galleticas: No ser el momento oportuno o conveniente para hacer o decir algo [DP].

galletón (deriv. de galleta < fr. galette)

Cuba: Bofetada bien fuerte [DP].

jamón (del fr. jambon)

DRAE: 1. m. Pierna trasera del cerdo, curada o cocida entera. 2. m. Carne de esta pierna. 3. m. ant. Anca, pierna. ~ de pata negra. 1. m. jamón de cerdo ibérico, de pezuña negra. ~ de York, o ~ de york. 1. m. jamón cocido. ~ en dulce. 1. m. jamón que se cuece en vino blanco y se come fiambre. ~ serrano. 1. m. jamón curado. ~ york. 1. m. jamón de York. un ~, o un ~ con chorreras. 1. exprs. iróns. U. para rechazar lo que se considera excesivo.

Cuba:1. Cosa que se adquiere a bajo precio o que se logra con poco esfuerzo. | 2. Cosa fácil de hacer o de resolver | 3. Ref. a una cosa: de excelente calidad. | 4. Ref. a una persona: simpático, comprensivo y servicial.|| jamón de pierna: m. Jamón curado [DAA]. || coger jamón: Obtener algo a bajo precio o con poco esfuerzo [DP]. || dar jamón: 1. Practicar un hombre el exhibicionismo.| 2. Hacer alarde de algo determinado. || de jamón: Sin esfuerzo alguno. || no ser jamón: Ser alguien difícil de intimidar [DAA].|| ser jamón: Ser fácil de realizar.

jamonear (de jamón < fr. jambon)

Cuba: 1. Practicar un hombre el exhibicionismo. | 2. Mirar a una persona con lascivia, generalmente un hombre a una mujer [DP]. | 3. Tocar a una persona con lascivia, generalmente un hombre a una mujer [DP].

jamoneo (de jamón < fr. jambon)

Cuba: 1. Mirada lasciva [DAA]. | 2. Toqueteo lascivo, generalmente de un hombre a una mujer, de manera que la importuna [DAA].

jamonero (de jamón < fr. jambon)

DRAE: 1. adj. C. Rica. Que prefiere el trabajo fácil o de poco esfuerzo. 2. adj. C. Rica. Que se aprovecha de los más débiles. 3. adj. despect. Cuba. tocón2.

Cuba: 1. Hombre que tiene la costumbre de tocar a las mujeres por lascivia, importunándolas. | 2. Hombre que mira impertinentemente y con lascivia a una mujer [DAA]. | 3. Hombre exhibicionista.

jamoneta (de jamón < fr. jambon)

Cuba: Cosa que se logra con poco esfuerzo [DAA].

mecha (del fr. mèche)

DRAE: 1. f. Cuerda retorcida o cinta tejida hecha de filamentos combustibles, generalmente de algodón, que se pone en las piqueras o mecheros de algunos aparatos del alumbrado y dentro de las velas y bujías. 2. f. Tubo de algodón, trapo o papel, relleno de pólvora, para dar fuego a minas y barrenos. 3. f. Tira de tocino gordo para mechar aves, carne y otras cosas. 4. f. Mechón de pelo, especialmente el teñido de un tono diferente al resto del cabello. U. m. en pl. 5. f. Porción de hilas atadas por el medio, que se emplea para la curación de enfermedades externas y operaciones quirúrgicas. 6. f. Cuerda de cáñamo que servía para prender la carga en las antiguas armas de fuego. 7. f. Tejido de algodón que, impregnado de una composición química, arde con mucha facilidad y se usaba para encender cigarros. 8. f. Mar. Especie de espiga de forma prismática cuadrangular en que terminan por su parte inferior los árboles y otras piezas, y que se encaja y asegura en la carlinga respectiva. 9. f. Mar. Pieza principal y central, o sea el alma de un palo macho, sobre la que se adaptan o amadrinan otras para su refuerzo y forma conveniente. 10. f. coloq. Col. ropa. ~ de seguridad. 1. f. mecha de cáñamo embreado, con pólvora en la parte interior, y que, encendida por un extremo, propaga lentamente el fuego al otro, introducido en la carga del barreno. aguantar alguien la ~, o ~. 1. locs. verbs. coloqs. Sufrir o sobrellevar resignado una reprimenda, contrariedad o peligro. alargar alguien la ~. 1. loc. verb. coloq. Aumentar la paga. 2. loc. verb. coloq. Alargar una gestión o negocio voluntariamente por un fin particular. a toda ~. 1. loc. adv. coloq. Con gran rapidez. reventar la ~. 1. loc. verb. coloq. Col. Por alusión al juego del tejo, conseguir lo que se anhela vivamente.

Cuba: 1. Trabajo intenso y agotador. || dar mecha: Usar con mucha frecuencia algo, especialmente una prenda de vestir.

mechado (part. de mechar < del fr. mèche o mécher)

Cuba: Persona que estudia mucho [DP]. | 2. Persona que practica muchos ejercicios físicos, generalmente en el gimnasio [DP].

mechar (del fr. mèche o mécher)

DRAE: 1. tr. Introducir mechas de tocino gordo en la carne que se ha de asar o empanar.

Cuba:1. Rellenar un pastel con crema, mermelada u otro ingrediente. | 2. mechar(se): Prepararse muy bien para hacer algo, p. ej. un examen o una conferencia. | 3. Hacer mucho ejercicio físico, sobre todo en el gimnasio [DP].

merengue (del fr. meringue)

DRAE: 1. m. Dulce, por lo común de forma aovada, hecho con claras de huevo y azúcar y cocido al horno. 2. m. Persona de complexión delicada. 3. m. coloq. Arg., Bol., Par. y Ur. Lío, desorden, trifulca. 4. m. R. Dom. Danza popular, conocida también en otros países del Caribe. 5. adj. Perteneciente o relativo al Real Madrid Club de Fútbol. 6. adj. Jugador o seguidor de este club español. U. t. c. s.

Cuba:|| durar lo que dura un merengue en la puerta de un colegio/una escuela: loc. verb. 1. (Referido a persona o cosa) Mantenerse o estar en un sitio poco tiempo [DP]. | 2. (Referido a una situación) Transcurrir en poco tiempo [DP].

pastel (del fr. ant. pastel)

DRAE: 1. adj. Dicho de un color: De tono suave. Una falda de muselina en tonos pastel. 2. m. Masa de harina y manteca, cocida al horno, en que ordinariamente se envuelve crema o dulce, y a veces carne, fruta o pescado. 3. m. Pastelillo de dulce. 4. m. glasto. 5. m. Pasta en forma de bolas o tabletas hecha con las hojas verdes de la hierba pastel, que da un hermoso color azul y sirve también para teñir de negro y otros colores. 6. m. Lápiz compuesto de una materia colorante y agua de goma. 7. m. pintura al pastel. 8. m. En el juego, fullería que consiste en barajar y disponer los naipes de modo que se tome quien los reparte lo principal del juego, o se lo dé a otro su parcial. 9. m. coloq. Convenio secreto entre varias personas, con malos fines o con excesiva transigencia. 10. m. coloq. Beneficios, económicos o de poder, especialmente cuando son susceptibles de reparto. 11. m. coloq. Persona pequeña de cuerpo y muy gorda. 12. m. Impr. Defecto que sale por haber dado demasiada tinta o estar esta muy espesa. 13. m. Impr. Conjunto de letra inútil destinada para fundirse de nuevo. 14. m. Impr. Conjunto de tipos, líneas o planas desordenados. 15. m. Mil. Reducto irregular de cualquier figura acomodada al terreno. ~ en bote. 1. m. Guisado de pierna de carnero picada con tocino y cocida con grasa de la olla, sazonado con especias y espesado con pan y queso rallados. 2. m. coloq. pastel (‖ persona pequeña y muy gorda). descubrirse el ~. 1. loc. verb. coloq. Hacerse público y manifiesto algo que se procuraba ocultar o disimular.

Cuba:1. Persona bien parecida y atractiva físicamente [DP]. | 2. Sexo entre más de dos personas [DAA]. || arreglar el pastel: Enmendar una persona un error o una equivocación que ha cometido.

pastelón (de pastel < fr. ant. pastel)

DRAE: 1.m. Pastel en que se ponen otros ingredientes, como pichones, pollos, despojos de aves, etc., además de la carne picada. 2. m. Chile. Loseta grande de cemento que se utiliza para pavimentar.

Cuba: Pastel, sexo entre más de dos personas [DAA].

planchado (de planchar < plancha < fr. planche)

DRAE: 1. m. Acción y efecto de planchar. Mañana es día de planchado. 2. m. Conjunto de ropa que se ha de planchar o se tiene ya planchada. dejar ~ a alguien. 1. loc. verb. coloq. Dejarlo sin poder reaccionar por alguna palabra o hecho inesperado.

  • planchar: 1.tr. Pasar la plancha caliente sobre la ropa, para estirarla, asentarla o darle brillo. 2. tr. Quitar las arrugas a la ropa por procedimientos mecánicos. 3. tr. Alisar o estirar otro tipo de cosas. Le plancharon el pelo el día de su primera comunión. 4. tr. Cuba. Romper la relación amorosa con alguien. 5. tr. coloq. Cuba. Excluir a alguien de una tarea en equipo. 6. tr. coloq. Cuba. Rechazar una idea o una propuesta por considerarla inadecuada. 7. tr. coloq. El Salv. Dicho de un hombre: Tener relación sexual con una mujer. 8. tr. Méx. y Ur. Dejar a alguien esperando. 9. intr. coloq. Cuba. Dicho de una persona: Andar descalza.

Cuba: 1. Recipiente de cartón que contiene ron [DAA]. | 2. Ron que se comercializa en un recipiente de cartón [DAA].

potaje (del fr. potage)

DRAE: 1.m. Caldo de olla u otro guisado. 2. m. por antonom. Guiso hecho con legumbres, verduras y otros ingredientes que se come especialmente los días de abstinencia. 3. m. Legumbres secas. Provisión de potajes para la Cuaresma. 4. m. Bebida o brebaje en que entran muchos ingredientes. 5. m. Conjunto de varias cosas inútiles mezcladas y confusas.

Cuba: Asunto difícil, molesto o complicado. || dejar fuera del potaje: No dar participación a alguien en un negocio o asunto.

vianda (< fr. viande)

DRAE: 1. f. Sustento y comida de los racionales. 2. f. Comida que se sirve a la mesa. 3. f. Ant. y C. Rica Frutos y tubérculos comestibles que se sirven guisados, como el ñame, la malanga, el plátano, etc.

Cuba: Tubérculo, raíz o fruto de una planta que se come hervido o frito. | 2. Miembro viril.

viandazo (de vianda < fr. viande)

Cuba: Golpe que se da a alguien con la intención de hacerle daño. | 2. Golpe que se recibe por accidente o descuido.

viandero (de vianda < fr. viande)

DRAE: 1. m. y f. Cuba y P. Rico. Vendedor de viandas (‖ frutos o tubérculos que se comen guisados). 2. f. Sal. Mujer encargada de dar o de llevar la comida a los obreros del campo.

Cuba: Mueble en el que se colocan las viandas [DP].

yogur (del fr. yogourt)

DRAE: m. Variedad de leche fermentada, que se prepara reduciéndola por evaporación a la mitad de su volumen y sometiéndola después a la acción de un fermento denominado maya.

Cuba: || hacer/convertir la vida (en) un yogur: Ocasionar alguien o algo muchos disgustos a una persona. | 2. Perseguir, molestar a una persona [DP].

 

Notas

1 Resultado de casi ocho siglos de dominación árabe en el centro y el sur de España, lo que dejó una importante herencia en la cultura y la lengua hispana.

2 Es el caso de los nombres de frutas, árboles y animales que los españoles tomaron de la población autóctona de la Isla: guayaba, guanábana, majagua, caimán, zunzún.

3 Piénsese, por ejemplo, en la expresión hacerse el/un harakiri (ʻhacerse una autocríticaʼ; ʻsacrificarseʼ), construcción en la que se emplea el término japonés harakiri, que da nombre al suicidio ritual japonés que consiste en abrirse el vientre de un tajo.

4 Para ampliar sobre las relaciones históricas entre la lengua francesa y la española, véase Curell (2005: 24-27).

5 Un ejemplo: en 1702, como resultado de la Guerra de Sucesión, Luis XIV envió a La Habana numerosos buques de la fuerza naval francesa para proteger las posesiones de su nieto (Felipe V) y brindar protección a las flotas que salían de América con las riquezas de ahí extraídas, y sus tripulaciones permanecieron en La Habana durante cinco meses (Portuondo, 1965: 174).

6 Sobre este comentó el viajero estadounidense Samuel Hazard, quien publicara en 1871 Cuba with Pen and Pencil (la edición consultada es una cubana de 1928), libro en el que reúne las memorias de su viaje a la Isla: ‟La cuisine y la mesa son inmejorables, a estilo francés; y en ningún otro lugar de la Isla he hallado precios más razonables” y sobre el vino apunta que se sirve tanto el vin ordinaire como el clarete francés (Hazard, 1928: 37). Nótese el empleo de los galicismos (en cursivas), lo que muestra la aceptación y el prestigio que en la época tenían tanto la culinaria francesa como el léxico a ella asociado.

7 Muestra los tres, además de la onomástica cubana de origen francés, junto a los ya mencionados Restaurant François, Grand París y la Gran Rue o Rue de la Coq, y otros como los cafés París y Le Louvre (posteriormente El Louvre), el restaurante Monseigneur, el cabaret Parisién del Hotel Nacional, entre otras instituciones y lugares.

8 Propietario del banco The Trust Company of Cuba, que llegó a considerarse el principal banco cubano. Era miembro del selecto grupo de las personas más adineradas e influyentes de la Cuba del siglo XX (cfr. Jiménez, 2008: 60-63).

9 En el momento en que se hizo el vaciado de información (2013) aún no se había publicado la vigésimo tercera edición del DRAE, pero se consultó su edición en línea, pues en ella se incluían adelantos de lo que se publicaría posteriormente y de lo que en 2015 aparecería en la web de la Academia.

10 Disponible en http://www.cnrtl.fr.

11 Referido al español hablado tanto en la Península como en América.

12 Al parecer, la transformación de brebaje en beberaje está motivada semántica y fónicamente por el verbo beber, pero llama la atención que en la historia del sustantivo francés breuvage aparezca registrada en el siglo XII la escritura de beverage, lo que lleva a pensar en la posibilidad de que la realización beberaje en Cuba tenga alguna influencia de esta variante francesa del siglo XII (o incluso podría pensarse en la influencia inglesa, por beverage), pero de cualquier modo la presencia de beber es clara, pues sea del francés o del inglés, la v se vuelve b por influjo de beber. Puesto que la Academia marca el origen de brebaje en el francés y no se ha encontrado ninguna explicación para la formación beberaje, en este texto se considerará que beberaje es una variación cubana de brebaje, motivada por el verbo beber.

13 Se incluyen aquí ámbitos tan diversos como la danza, la moda, la religión, la política, el comercio, la tecnología, la educación, la literatura, la vida doméstica y la militar, entre otros.

14 Razón por la cual la g del francés es sustituida por la j en el español, donde la terminación (áje) debe ser representada en la escritura como aje (con la excepción de ambage, enálage e hipálage).

15 Razones de espacio impiden presentar las definiciones de los términos aquí estudiados, por lo que solo se hará referencia a ellas en algunos ejemplos. Para obtener una información más completa al respecto, véase Anexo.

16 Términos cuyo uso solo aparece registrado en Cuba (aunque según el DAA congrí se emplea en la región del Caribe).

17 Esp.: Alimentos cocidos y conservados en azúcar (frutas en almíbar, jaleas, frutas confitadas, dulces y mermeladas) (Todas las traducciones son de la autora).

18Le nouveau Petit Robert. Todas las definiciones del francés provienen de este diccionario.

19 Esp.: Guiso elaborado con trozos de carne blanca o ave (y por extensión de cordero, de pescado), sofritos en mantequilla y después cocidos a fuego lento en una salsa.

20 Combinaciones de dos o más palabras que poseen cierto grado de fijación o estabilidad y unidad de significado (entendiendo por tal que el significado de la construcción no se obtiene por la suma de los significados individuales de sus componentes ni por las relaciones sintácticas que se establecen entre ellos), y que, al estar institucionalizada, forma parte de la competencia léxica de los hablantes y presentan unidad funcional.

21 Véase en Anexo el significado de las unidades fraseológicas.

22 En Cuba esta acepción es más común en la forma diminutiva del sustantivo: merenguito.

23 Asociación por el color del uniforme de los jugadores de este equipo.

24 Relación metonímica en la que se pasan las características del uniforme al jugador que lo porta.

25 De interés resulta que en el NPR se registra la locución être dans le potage (être dans une situation confuse, dont on ne sait comment sortir) [literalmente: estar en la sopa (estar en una situación confusa, de la cual no se sabe cómo salir)]. Quizás también esta acepción sea resultado de la herencia francesa.

26 Con la acepción tocón.

27 Así aparece recogido en DAA.

 

Isamary Aldama Pando. (Cuba, 1985) Máster en Lingüística Hispánica por la Universidad de La Habana. Editora jefa e investigadora del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau (La Habana, Cuba).

 
 
Cátedras
Oralidad
Gramsci
Juan Marinello
Premios
Memoria
Anual
Nacional
ALBA
Textos libres
Título
Autor
La Aldaba
Directorio
Lectores
Enlaces

 
Dirección:
Elena del Carmen Socarrás de la Fuente
Coordinadores del número:
Yisel Rivero Baxter y Elaine Morales
Coordinador del dossier:
Editora:
Diseño:
Alejandro de la Torre Chávez
Programador:
David Muñoz Compte
Consejo Editorial
Luis Álvarez Álvarez, Miguel Barnet, Roberto Fernández Retamar, Araceli García Carranza, Fina García Marruz, Eusebio Leal Spengler, María Teresa Linares, Rogelio Martínez Furé, Graziella Pogolotti, Olga Portuondo, Eduardo Torres Cuevas
Consejo de Redacción
Jorge Luis Acanda, Ana Cairo, Jorge Fornet, Reynaldo Funes, María M. García, Jesús Guanche, Elmo Hernández, Mario Masvidal, Yolanda Wood. Denise Ocampo Álvarez